AL REVÉS 

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

En estos meses de pandemia hemos podido ver a través de videos, diversos homenajes que se hacen a trabajadoras y trabajadores de la salud, quienes dejándolo todo y entregándose totalmente, luchan sin descanso por salvar las vidas de quienes padecen Covid-19.

Se enchina  la piel de mirar por ejemplo, a policías y bomberos de España, que con sus vehículos oficiales a sirena abierta, aplauden a médicos y enfermeras por su trabajo. La solidaridad a todo lo que da.

Acá en nuestro México también se enchina la piel, pero de horror. Acá estamos agrediendo a quienes trabajan en los hospitales. 

Ya sea que no los dejen subir al servicio público, ya sea que les echen cloro, ya sea que los insulten y los discriminen, como sea, estamos al revés.

En la pasada entrega dije y sostengo, que todas las crisis sacan lo mejor o lo peor de nosotros. Y contrario a nuestra tradición fraterna, en esta ocasión estamos sacando lo peor. 

Las y los ciudadanos al agredir a trabajadores de la salud, las y los ciudadanos, que de manera irresponsable no nos quedamos en casa cuando no tenemos nada que hacer afuera. Ahí están los videos en redes sociales que los muestran peleando con las autoridades que les piden retirarse.

Las y los políticos, que lejos de sumarse a la ayuda, pelean, critican, jalan agua para su molino o intentan usar la contingencia para golpear adversarios.

Estamos al revés y de seguir así, vamos a pagar las consecuencias. Cuando en cada casa haya un enfermo o un familiar que no pueda ser atendido por que  los hospitales están saturados, c usando tengamos a nuestro fallecido, entonces mentaremos madres, pero se nos habrá olvidado que no hicimos caso. No nos estamos quedando en casa.

Y a los políticos, el llamado, el exhorto, para que se dejen de estupideces y vean por el bien superior de sus gobernados. Basta de la utilización mezquina de la pandemia para joder al otro.

Necesitamos unidad, trabajo coordinado, dedicación sería y responsable. Después si quieren se dicen la gallina, él huevo y quien lo puso.

Por lo pronto, las y los veracruzanos, que no son ningunos tarugos a quienes se les puede  manipular, como algunos creen ( Puerto de Veracruz, como ejemplo) los están viendo y en consecuencia reclamarán en su momento.

Enlaces de interés