El Consejo Universitario General ante su oportunidad histórica

 Por Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Xalapa Ver., 11 de julio de 2018.- Se encuentra en proceso de consulta una propuesta de modificación a la Ley Orgánica de la Universidad Veracruzana en la que se propone que quien dirija nuestra casa de estudios lo haga seis años sin posibilidad de reelección.

Esta propuesta efectivamente tendrá economías de escala en términos de planeación y permitirá hacer una mejor implementación y evaluación de los planes y programas de nuestra universidad, sin embargo, debe aprovecharse esta propuesta de reforma para atacar otros dos puntos medulares que han generado conflictos e inconformidades al interior de la universidad debido a la falta de democracia como son la elección misma de la autoridad máxima de la UV y la elección del director de cada una de las facultades e institutos. Vamos por partes diría el clásico:

La legislación vigente señala que un grupo de “notables” constituidos en Junta de Gobierno elijan al nuevo Rector. El concepto de Junta de Gobierno fue fundamental en los momentos en que se buscaba sacar de las decisiones universitarias a los integrantes del Ejecutivo estatal, pues la tentación de contar con un Rector a modo sin duda fue muy atractivo para los gobernantes en turno. Sin embargo, esta mecánica diseñada ha ido perdiendo el apoyo que todo proceso de elección requiere.

Considero fundamental que el marco institucional de nuestra economía, por tanto, la elección de nuestro (a) Rector(a) cuente con las reglas del juego claras  y que apoye la competencia, condición necesaria y suficiente en cualquier economía para generar crecimiento económico.

El proceso actual de elección ha eliminado los incentivos a la competencia y funciona más bien como un mercado monopólico donde sólo se generan pérdidas de bienestar a la sociedad y en este caso específico a nuestra Universidad. Hoy una persona propone los candidatos a ocupar las posiciones en la Junta de Gobierno y el Consejo Universitario sin un análisis previo, sin una discusión de por medio, sin una evaluación seria por los expertos universitarios de la persona elegida, aprueba la propuesta. ¿Será porque son notables?

En la elección de cualquier Rector se debe elegir el proyecto de Universidad que se quiere además de la persona que deberá de conducirla por ese camino además de administrarla. Entonces se debe elegir un proyecto y una persona, lo que implica hacer elecciones competitivas donde el tema sea el proyecto y la persona pero con un marco institucional que promueva la competencia.

Entendiendo por elecciones competitivas que cualquier persona participe y que la elección se haga por la mayoría. Ello permitiría que muchos demandantes al puesto se enfrentaran a muchos electores lo que confirmaría las reglas de la competencia. La condición sería que esos muchos electores sean expertos en las cuestiones académicas y administrativas de nuestra Universidad.

Para ello propongo que la Junta de Gobierno deje de integrarse por notables que “elige” el Consejo Universitario y sean las juntas académicas de cada facultad e instituto de investigación quienes nombren a uno de sus integrantes y sean ellos quienes evalúen el proyecto y a la persona que será electa como Rector(a).

 Esto significa que no más de 120 expertos que conocen la Universidad, que le han dado su vida, sean los electores del rumbo y de la persona. Sería democrático, se evaluaría un proyecto y además se ahorrarían la carga administrativa que implica la Junta de Gobierno actual. Esta propuesta puede ser enriquecida o de plano puede ser que alguien haga una propuesta mucho más competitiva, pero es un tema del que tenemos que hablar rumbo a la segunda década del siglo XXI.

Otro tema álgido es la elección de los directores de facultades e institutos. Actualmente la máxima autoridad universitaria elige dentro de una terna que se construye en la misma facultad al nuevo director. La junta académica debe decidir y la autoridad simplemente respaldar la decisión de la institución.

Integrantes del Consejo Universitario revisen el tema es tan prioritario como la planeación.

Ya que se tocó el tema de planeación les recuerdo que hace un par de años aquí dije que la reforma para que el periodo del gobernador fuera de dos años y que esto permitiría que el nuevo Gobernador y el Presidente electo iniciarán al mismo  tiempo era benéfico para la administración pública pues se elaboraría al mismo tiempo el plan nacional y el estatal de desarrollo y los objetivos de ambos estarían perfectamente alineados

Hoy reitero ese comentario y creo que se han dado las condiciones para logar las economías que beneficien a Veracruz pues además, ambos, Gobernador y Presidente son del mismo partido. Instituciones como la Universidad Veracruzana y el Instituto de Administración Publica de Veracruz pueden agregar valor de forma significativa en la elaboración de los planes y programas.

Enlaces de interés