Cuitláhuac García, igual que Miguel Ángel Yunes

Molesto porque le preguntaron, al reprochar ayer el gobernador Cuitláhuac García Jiménez a la prensa en Huatusco que no cuestionaran a su antecesor Miguel Ángel Yunes no solo está equivocado sino que adopta su misma actitud.

Tan cuestionaron los reporteros a Miguel que este en muchas ocasiones reaccionó, igual que ahora Cuitláhuac, molesto respondiéndoles que no habría convenios, insinuando que lo cuestionaban porque no les daba dinero.

En el poder los gobernantes son iguales, sean del partido que sean, y no entienden que la función primordial del periodista es dudar y cuestionar para, a su vez, informar a la sociedad, porque el suyo es también un servicio público.

La relación prensa-poder nunca ha sido fácil pero la prensa perdería su esencia si se volviera complaciente, solo aplaudidora y dejara de cuestionar para contento del gobernante.

¿Como ya no está el fiscal a quien echarle la culpa ahora resulta que es de la prensa por no cuestionar a Yunes?

No solo cuestiona la prensa, también lo hace la Iglesia católica como lo hizo la Arquidiócesis de Xalapa el domingo y no tuvo respuesta.

La cuestión, lo dijo la poderosa institución religiosa, es que una cosa es la que se dice a nivel oficial y otra la realidad que sufre la gente. Por eso es que el periodista pregunta y quiere saber.

Sería grave –y es preocupante– que a medida en que el gobierno toma más el control de todas las instituciones se volviera intolerante con la prensa. Roguemos porque no suceda.

Enlaces de interés