Declaración de la Juventud 2019

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Los días del 26 al 28 de junio de 2019 se llevó a cabo en la ciudad de Medellín, Colombia, la 49ª Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). La OEA fue creada en 1948 con el objetivo de lograr en sus Estados Miembros “un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”.

Hoy en día, la OEA reúne a 35 Estados independientes de la Américas. A decir de ellos mismos, la OEA constituye el principal foro gubernamental político, jurídico y social del hemisferio. Para lograr sus propósitos se basa en sus principales pilares que son la democracia, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo. Hasta ahí los ideales originales de esta organización.

Lamentablemente en la actualidad, esta organización ha sido fuertemente cuestionada por haberse transformado en un grupo de presión que pretende imponer un nuevo colonialismo cultural en los países miembros. La OEA ha sido criticada por querer imponer en los países miembros, la agenda abortista y de género, violando con ello la soberanía y la autodeterminación de los países miembros.

A través de algunas declaraciones de la Corte y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se ha pretendido imponer políticas y perspectivas ideológicas que atentan contra el Derecho a la vida, la familia y las libertades fundamentales. Esas tentativas exceden el mandato que se les ha conferido pues interfieren en asuntos que no están contemplados por la Convención y que por tanto corresponden a la jurisdicción interna de los Estados.

En este contexto se entiende mejor la Declaración de la Juventud 2019 firmada por más de 20 mil jóvenes y entregada a los cancilleres que asistieron a la asamblea de la OEA llevada a cabo en el pasado mes de Junio en la ciudad de Medellín, Colombia.

Con esa Declaración, los jóvenes exigieron a la OEA respetar la familia, la vida y las libertades fundamentales así como dejar de presionar a los países miembros con imposiciones ideológicas.

Los jóvenes denunciaron la violencia creciente y amenazas reales a los Derechos Humanos fundamentales que fueron proclamados desde su origen por la OEA. En esta declaración, los jóvenes advierten que “los graves problemas de Derechos Humanos, de Democracia y de estancamiento económico se deben a que hemos olvidado el valor de las instituciones como la familia, la empresa, la Iglesia y otras que componen el tejido social”.

Una de las jóvenes que representó a todas las organizaciones que promueven la Declaración de la Juventud 2019 y que habló en la Asamblea de la OEA a los cancilleres presentes, declaró lo siguiente: “los jóvenes no nos sentimos representados por la manipulación y las imposiciones ideológicas que han pretendido establecer en nuestros países”. “Queremos proteger al Ser humano, la vida, la familia; queremos promover el desarrollo, la libertad, el Estado de derecho, y queremos dejar de lado la promoción ideológica para atender las verdaderas necesidades de nuestra
generación”.

La misma joven, refiriéndose a los cancilleres, denunció además: “estamos a merced de su voluntad infundada, de las conveniencias políticas y económicas. Ustedes han deformado incluso el texto delos tratados internacionales, sobre los cuales los Estados se obligaron”.

Es alentador y muy importante que los jóvenes tomen conciencia de la responsabilidad que tienen de cuidar las instituciones familiares y de proteger los derechos y libertades fundamentales. No hay que dejarse impresionar por algunos discursos encantadores que con falacias quieren torcer el sentido natural de las cosas promoviendo falsos derechos.

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis
de Xalapa)

Enlaces de interés