EL DOLOR DE CABEZA DE AMLO

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

De manera incuestionable López  Obrador gana al elección del primero de julio, con el voto de poco más de la mitad de la población.

Algo así como el 45 por ciento votó en contra de su propuesta y parece que quienes deberían cuidarle la imagen y el capital político se han olvidado de ello.

La mayor parte de quienes hoy conforman la mayoría morenista en las cámaras de diputados y senadores, triunfaron gracias a López Obrador, a ese fenómeno que han llamado la ola pejista.

Pero se han olvidado de ello, ya se la creyeron y están actuando en sentido contrario a lo que el Presidente electo les ha pedido. Están avasallando, sin decoro alguno, sin consensos elementales, generando nota negativas en cada sesión desde que iniciaron y esto sin duda afectará tarde o temprano a López Obrador.

Ya se la creyeron, empiezan a tejer para sus proyectos dándole en la torre a una estrategia mesurada que el electo había planteado y que pareciera el ala más radical de la izquierda asociada a ellos quiere imponer sin importar el costo de la factura que le pasará a AMLO.

Reducir el tiempo en tribuna a la mitad en el Senado ya provocó la primera salida de las y los legisladores de la oposición a Morena. Dirán que de todos modos para que los quieren, pero por primera vez, esta oposición actuó de tal manera que ya generó nota en medios y ello irá construyendo percepción, lo quieran o no de que no están cumpliendo con la forma de pensar y de actuar del Presidente Electo.

A partir de diciembre, entrará en el desgaste propio de cualquier gobernante que debe tomar decisiones y si sus aliados en el congreso siguen actuando así, le costará puntos entre este 46 por ciento del electorado que no votó por él y que puede traer adeptos del ala mesurada de izquierda para cambiar la conformación política en las elecciones intermedias dentro de tres años.

Cuidado, no se la crean, ganaron por  López Obrador salvo excepciones. No se les olvide, porque no saber trabajar en equipo trae serias consecuencias.

Por lo pronto, sin más un dolor de cabeza, que un aliado estratégico.

 

Enlaces de interés