El efecto Trump en la economía mexicana, ¿ya pasó?

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora 

El peso ha sido y continuará siendo la variable que ha absorbido y absorberá las medidas económicas que el próximo presidente de Estados Unidos, Donal Trump (DT) ha prometido establecer una vez que tome posesión.

Lo que DT establecerá ha sido del dominio público y es por eso que el peso se ha debilitado. Esto significa que los mercados se adelantan a lo que se espera en el futuro con cierta probabilidad de concretarse. Por ello, el dólar ha pasado de rondar los 15 pesos a casi los 22.

Hoy día para nadie es un secreto que DT eliminará las facilidades de comerciar con su país con el resto del mundo, México sería de los más afectados dado que el intercambio comercial con Estados Unidos es del 80 por ciento del total negociado. Esto significa que regresaremos a la situación en que estábamos antes del 1 de enero de 1994, con aranceles que fluctuarán entre el 5 y el 35 por ciento, lo que tiene un efecto en los bienes producidos en México y en el valor de venta que tendrán en el país de enfrente.

El precio de las importaciones mexicanas entonces subirán hasta 35 porciento, si el componente importado de nuestros bienes es de 35 por ciento, entonces los precios de nuestros bienes se incrementarán aproximadamente en 12 por ciento, pero solo aquellos con componente importado. ¿Cuándo DT establezca estos aranceles alguien se llamará sorprendido? Si la respuesta es NO, es porque el mercado cambiario y bursátil ya lo leyeron y ya lo absorbieron. ¿Habrá inflación? Los precios se incrementarán en 12 por ciento máximo pero de una sola vez porque el evento de poner los impuestos a los bienes importados no se volverá a repetir. Respuesta: no habrá inflación, pero sí los precios incrementarán una sola vez.

Otro efecto que el mercado ya ha leído y absorbido es su promesa de bajar los impuestos a los ciudadanos de su país, esta reducción de impuestos

aumentará el déficit público (la deuda del vecino país es del 100 por ciento de su PIB) y se verá obligado a subir las tasas de interés, lo que obligará a nuestro país a hacer lo mismo, lo que tendrá efecto sobre el crecimiento de nuestra economía que de por sí ya es raquítico. Nadie se sorprenderá cuando suceda la reducción de impuestos que tendrá impacto en la inflación de aquel país.

Finalmente, y no por eso menos importante es la amenaza a la deportación masiva de mexicanos indocumentados y de establecer un muro. La deportación masiva está altamente relacionada con la probabilidad de ser detenido, para aumentar la probabilidad de detener a los migrantes tendrá que hacer, otra vez una gran inversión tanto en el dichoso muro como con la policía encargada de detener a los paisanos que van para allá sin papeles. Más déficits, más inflación. ¿Alguien se llamará sorprendido? Entonces estamos en un escenario con medidas no deseables pero ciertas, no hay incertidumbre, los impactos serán en la inflación mundial. Para ello habrá que prepararse. Las autoridades federales cuentan con los instrumentos suficientes para aplicar medidas que atenúen el impacto. Pero insisto los mercados ya absorbieron los efectos de esta medida, la variable: el tipo de cambio. Dirían por ahí, al tiempo.

Enlaces de interés