EL CÓMPUTO

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

 A pesar de llevar una ventaja de alrededor de 180 mil votos, Cuitláhuac Garcia no ha escuchado de su rival más cercano que se concede la victoria.

Todo lo contrario, ha dicho el candidato del PAN que va a esperar el cómputo distrital de este miércoles y su resultado, que aseguró, acatará.

En apoyo al mismo, en su mensaje posterior a la jornada electoral, el Gobernador dijo que será en el momento procesal oportuno cuando se pronuncie al respecto.

Al momento de escribir estas líneas, Cuitláhuac gana con el cómputo del 93% de las actas y una diferencia de 5 puntos porcentuales, que significan 180 mil votos de diferencia.

Ciertamente los datos del conteo rápido y del PREP no son datos legales, sin embargo marcan una clara tendencia ganadora que se antoja irreversible toda vez que no hubo eventos significativos en la entidad que pudieran llevarnos a escenarios de nulidad de casillas o incluso de la elección.

Bueno, al menos no que estemos enterados.

Habrá que esperar al cómputo y si los resultados se sostienen, sabremos si acepta la derrota el candidato panista o lleva a tribunales la decisión.

Por lo pronto en el estado la gente ya no quiere pleitos ni dilaciones. Quiere seguir trabajando, sumarse a quien resultó ganador y hacer de Veracruz un mejor lugar para vivir.

Salvo que se pruebe lo contrario, Cuitláhuac ganó a la buena, recibió el mandato de la mayoría que salió a votar y esa misma mayoría quiere que se respete su voluntad.

Pepe Yunes aceptó su derrota y asumió la responsabilidad de la misma, con los pantalones y la dignidad que le faltan por mucho a sus correligionarios. Pepe concedió que Cuitláhuac ganó.

Esperemos que de ratificarse, la transición se lleve en orden y en paz. Veracruz lo demanda y lo necesita.

Enlaces de interés