El derecho a la vida, principio para la paz

El derecho a la vida, principio para la paz

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

El pasado jueves 15 de enero de 2015, una comisión del Movimiento SÍ VIDA, que integra a más de 30 mil familias en el Estado de Veracruz, entregó en el H. Congreso del Estado, un total de 28,414 firmas respaldadas con sus respectivas fotocopias de las credenciales de elector, certificadas ante Notario Público, para presentar la Iniciativa Popular que comprende el proyecto de Decreto que adiciona como segundo párrafo al Art. 4 de la de la Constitución del Estado de Veracruz, lo referente al derecho a la vida.
Los demandantes piden «que la vida humana sea reconocida y protegida desde su concepción hasta su muerte natural. Toda vez que científica, moralmente y por sentido común, no puede existir ningún derecho humano si primero no se garantiza el derecho a la vida».
Mientras la comitiva entregaba la documentación, un numeroso contingente proveniente de diferentes partes del Estado de Veracruz, en las afueras del Palacio del Congreso del Estado, daban un abrazo simbólico al edificio de los legisladores para expresar su respaldo a esta iniciativa. Se trató de un gran gesto ciudadano que expresa civilidad, respeto por los demás y madurez en cuestiones de participación social y política y que apegada a la ley hacen una demanda social urgente y necesaria: La vida humana es el primer derecho que hay que proteger desde su fecundación hasta su desenlace natural.
Hacemos votos para que nuestros legisladores atiendan esta demanda social con prontitud. Que no suceda como la primera señal que mandaron durante una hora ese 15 de enero, la de cerrar las puertas a los ciudadanos que con su voto los llevaron ahí. Aun sabiendo por anticipado a qué hora podrían recibirlos y que sólo entraría una representación para entregar la documentación, los hicieron esperar de una forma grosera y maleducada, ocasionando confusiones y reacciones negativas.
El derecho a la vida es un derecho fundamental que se encuentra a la base de todos los demás derechos humanos. Si no protegemos la vida desde sus inicios hasta su desenlace natural, ¿cómo podríamos hablar de otros derechos? La vida humana inicia desde el momento de la concepción, el proceso siguiente es simplemente su desarrollo; a partir de que el óvulo es fecundado por un espermatozoide se contiene ya toda la carga genética que la persona tendrá. «La ciencia genética ha demostrado que el embrión es un sujeto unitario individual cuyo sistema orgánico tiene identidad genética, metabolismo, sistema inmunológico, ácidos nucleicos, tipos sanguíneos y patrones específicos. Desde su momento unicelular ya está presente toda la información que lo diferencia de cualquier persona. El bello misterio del genoma humano, la secuencia, el ADN que el embrión humano posee desde su concepción».
En estos tiempos de incertidumbre, de crisis social, económica y política, marcados por la violencia y la muerte, por el desprecio a la vida y el descrédito de las instituciones es necesario recordar a nuestros legisladores que la mejor estrategia para alcanzar la paz, será siempre proteger la vida humana.
Ciertamente blindar la vida humana desde su concepción hasta su desenlace final tiene algunos costos, como el confrontar a los que favorecen la cultura de la muerte, a los que desprecian la vida humana, a los que ven al no nacido como una amenaza o al enfermo o anciano como una carga insoportable porque afecta sus intereses egoístas.
La vida humana es sagrada, es un don de Dios; un bien precioso que hay que cuidar y proteger desde la fecundación hasta su desenlace natural porque el ser humano ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. La vida humana es el primer derecho que debemos defender y exigir. Si atentamos contra este derecho, estamos afectando la ecología humana; estamos violentando la naturaleza.
Nos auguramos que nuestros legisladores sean sensibles a esta iniciativa; su respuesta revelará sus convicciones, sus valores y sus intereses. Manifestará si de verdad les interesa la persona humana o sólo sus conveniencias de partido (18/01/2015).
(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa.)

Enlaces de interés