El nuevo Cuitláhuac

Luis Ramirez Baqueiro

Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

 

“Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse así mismo.” – León Tolstoi.

Para quienes festinan pírricamente el respaldo del presidente Andrés Manuel López Obrador al gobernador Cuitláhuac García Jiménez, en verdad sí que se equivocan.

La reunión pactada entre el mandatario veracruzano y el fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz en un medio nacional, dejó entre ver el nivel de llamada de atención -que no regaño, para que no se enojen los miembros de la 4T- por parte del titular del Ejecutivo Federal.

El comportamiento del mandatario veracruzano en las últimas 72 horas es totalmente otro.

Desde la visita presidencial el pasado viernes a tierras veracruzanas, hasta su actuar en la conferencia mañanera, habla de como el ejecutivo estatal ha tenido que guardarse todo sentimiento de rispidez o encono político para no volverlo a mostrar en un buen tiempo.

El mensaje corporal del mandatario veracruzano es muestra de que debe serenarse para entonces dar paso en todo momento a la instrucción presidencial, “haz de inmediato la paz con el fiscal General del Estado”.

La muestra clara de ello, se dio al momento de salir a señalar que ha sostenido un sinfín de reuniones con el propio responsable de la Fiscalía General del Estado (FGE) mismas que en otro momento habrían sido no mencionadas, e incluso se habría hecho pública su no invitación.

Sin embargo, ahora las cosas son diferentes, existe un nuevo discurso de parte del Ejecutivo, que por momentos no deja de disimular su intensión porque le carguen todas las pulgas a Winckler Ortíz de cuanto pasa y ocurre en Veracruz.

El detalle, porque en estos tiempos de la 4T habrá uno, es que se niegue el mandatario a reconocer que al interior de su equipo existen personas nocivas, que lo perjudican.

La constante de expresar una visión distinta a la que él como Gobernador impone, es sin duda la de su aún secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, quien aprovechó encabezar la guardia de honor a Miguel Hidalgo y Costilla en el Parque de Los Berros para arremeter contra el Fiscal y contra quien se le pare enfrente.

Para ello empleo una demagogia obsoleta en tiempos de cambio, refiriéndose al mismo Hidalgo para comparar la crisis de inseguridad que vive Veracruz y el gobierno.https://www.diariodexalapa.com.mx/local/eric-cisneros-hechos-violentos-bar-caballo-blanco-secretario-de-gobierno-coatzacoalcos-4124039.html

Según el propio secretario de Gobierno, la causa de la violencia y los ataques a la población en el sur de Veracruz, es responsabilidad de un grupopolítico.https://www.alcalorpolitico.com/informacion/secretario-de-gobierno-vincula-a-grupo-politico-con-masacre-de-coatzacoalcos-297208.html#.XW07NTZKiUk vaya con el responsable de generar la gobernanza, la paz y el estado de derecho en la entidad.

Y es que lanzar nuevamente acusaciones sin ton, ni son, ha formado parte de la mística de la 4T, algo que evidentemente no les ha favorecido en nada, que por el contrario los ha mostrado inexpertos, faltos de cultura política y de capacidad negociadora.

El urgente cambio de Cuitláhuac García no debe quedarse simplemente en el discurso, sino en el actuar, claro si desea continuar al frente de tan honrosa responsabilidad, el presidente tiene claro que deberá amputarse una mano, antes de perder el brazo completo.

Al tiempo.

[email protected]

Twitter: @LuisBaqueiro_mx

Enlaces de interés