Estamos ya en emergencia sanitaria

Arturo Reyes Isidoro

Prosa aprisa

Estamos ya en emergencia sanitaria

Arturo Reyes Isidoro

El Consejo Nacional de Salubridad declaró ayer emergencia sanitaria. El subsecretario Hugo López-Gatell reconoció que se entró a una fase “de ascenso rápido” de la pandemia del Covid-19. Se trata de frenar la velocidad de los contagios.

Se dieron a conocer siete nuevas medidas:

Primera: se extiende hasta el 30 de abril la Jornada de Sana Distancia que comprende la suspensión de actividades no esenciales en sectores públicos, privados y social (antes estaba al 20 de abril), excepto actividades esenciales.

Segunda: no se deben de realizar reuniones o congregaciones de más de 50 personas (antes era de 100).

Tercera: es del 30 de marzo al 30 de abril el resguardo domiciliario corresponsable.

Cuarta: el resguardo domiciliario corresponsable aplica de manera estricta a los mayores de 60 años, hipertensos, diabéticos, embarazadas y población vulnerable.

Quinta: el regreso a las actividades, después del 30 de abril será escalonado.

Sexta: se suspende levantamiento de censos/encuestas.

Séptima: las medidas deberán aplicarse con respeto a los derechos humanos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto respectivo.

Se dejó en claro que la emergencia no implica un Estado de excepción o toque de queda para la población, pero que los negocios o empresas que violen las disposiciones pueden ser castigadas con sanciones administrativas y hasta penales.

Xalapa hacía ayer vida casi normal

En Xalapa hasta ayer la vida diaria seguía funcionando con normalidad, en buena parte.

El columnista hizo un recorrido y pudo constatar que sobre todo algunos centros comerciales no cuidaban ni exigían medidas de protección.

Buena parte de la población, activa en las calles, se movía también sin ningún tipo de protección.

Aunque disminuyó, de todos modos era considerable la circulación de todo tipo de vehículos por las calles.

En ningún caso se advirtió la presencia de algún tipo de autoridad, estatal o municipal, que orientara o que exigiera el cumplimiento de medidas de protección.

Pudo advertir que los grandes centros comerciales estaban resurtiendo sus anaqueles y aparentemente no se veía escasez alguna.

Cuitláhuac se adelantó y anunció estímulos

El viernes pasado el gobernador Cuitláhuac García Jiménez informó que no habría condonación de impuestos estatales para los empresarios veracruzanos,  porque, argumentó, no era el mejor mecanismo para apoyarlos, pero adelantó que sí habría oportunidades para micro y pequeñas empresas.

“En otros tiempos había programas de condonación de impuestos y entonces los grandes capitales tomaban ventaja de ello, y la pequeña y mediana empresa local era la que se quedaba atrás, aislada de ese tipo de apoyos, entonces no creemos que sea el mejor mecanismo el condonar impuestos, será otro, ya lo veremos, sí tenemos que apoyar a la micro y pequeña empresa, pero vamos a darle oportunidades diferentes”.

Ayer, horas antes del anuncio de la emergencia sanitaria,  dio el paso consecuente. Presentó el Acuerdo Estatal por el Empleo, a fin de generar certidumbre laboral.

Explicó que se trata de la vinculación de comercios y servicios a través de la plataforma “Promover Nos Une” para incentivar la oferta y la demanda, así como una inversión de 100 millones de pesos para otorgar 10 mil créditos sin intereses a microempresarios.

Dijo que las empresas con una plantilla no mayor a 50 empleados gozarán del diferimiento del Impuesto a la Nómina en el bimestre marzo-abril, pudiendo pagarlo entre julio y diciembre con la condición de no realicen despidos injustificados.

Agregó que también serán suspendidas algunas revisiones fiscales y administrativas hasta el 30 de junio, de acuerdo a lineamientos de las secretarías de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), Salud (SS) y Trabajo, Previsión Social y Productividad (STPSP).

Comentó que por otra parte el plazo para acceder al subsidio del 100% de la Tenencia 2020 será ampliado hasta el 30 de junio para vehículos particulares, lo mismo que para el servicio público de transporte.

Demandó a los empresarios continuar las inversiones y la apertura de negocios, evitar contrataciones de personal externo (outsourcing) y respetar en todo momento los derechos laborales y humanos, junto con las garantías constitucionales de sus trabajadores.

También dio a conocer que instruyó a la Secretaría de Finanzas reanudar el pago a proveedores, con un primer depósito de 100 mil pesos a cada uno de los afectados por administraciones pasadas, y anunció que Veracruz podría llegar a 80 mil beneficiarios del paquete de créditos de 25 mil pesos a empresas por parte de la Federación.

A cambio les pidió comprometerse a que posterior a la contingencia, fomenten inversiones que permitan desarrollar oportunidades de trabajo; den certeza a la población con diálogo e impidan desinformación; además de que atiendan las medidas preventivas que dicten los gobiernos federal y estatal para la mitigación del COVID-19.

Manifestó que espera que las medidas ayuden a evitar una caída catastrófica de la economía; “vamos a allanar la problemática para salir avantes a fin de año”.

Se le había criticado porque no daba señales de vida. Ya planteó algo en concreto, y algo es algo. Más vale que nada.

Y por Covid-19 dejarán de atracar a la ciudadanía

Por su parte,  el secretario de Seguridad Pública (se supone que por instrucciones del gobernador), Hugo Gutiérrez Maldonado, instruyó también ayer a las policías de su dependencia que a partir de ya dejaran de molestar a la población lo mismo con infracciones de tránsito que con quitarles sus vehículos para llevárselos al corralón o levantar a transeúntes con algún pretexto para encerrarlos en el cuartel San José (algunos o muchos para quitarles lo que llevan encima).

El argumento es la precaria situación económica causada por el Covid-19.

Muerte de periodista actualiza inseguridad y violencia

En los muchos años en que como reportero visité Papantla así como en funciones en la Dirección de Prensa del Gobierno del Estado encontré siempre a una excelente compañera en María Elena Ferral, quien ayer fue víctima de un atentado que la dejó gravemente herida. Falleció por la noche.

Era de las periodistas veracruzanas con más años en activo y conocida en buena parte del norte del Estado.

Mi solidaridad está con los suyos y con los compañeros del Diario de Xalapa, medio del que fue corresponsal por muchas décadas. Condeno los hechos y aunque con escepticismo espero que no sea un caso más que quede impune.

La atención del medio periodístico enfocó su sospecha de inmediato en personajes políticos del municipio de Coyutla, enclavado en la Sierra del Totonacapan, de quienes había recibido amenazas, pero la Fiscalía General del Estado debe investigar profesionalmente sin descartar cualquier móvil.

La contingencia por la pandemia del Covid-19 ha hecho que la atención se enfoque en todo lo que gira alrededor de la enfermedad, pero lo cierto es que los hechos delictuosos, la inseguridad y la violencia continúan, como se puede comprobar en la información diaria de los medios de la entidad. El atentado a María Elena lo confirma. Descanse en paz.

Enlaces de interés