Feminismo light

Pilar Ramirez

La política en tacones

Pilar Ramírez

El próximo 8 de marzo se escucharán muchos discursos defendiendo los derechos de las mujeres y rechazando la violencia que contra nosotras se ejerce en diversos ámbitos. Los que pronuncien los legisladores sonarán huecos, porque se ha evitado legislar en rubros importantes para ir zanjando la brecha de género.

Uno de los grandes pendientes es la legislación federal para despenalizar la interrupción del embarazo. Si los legisladores son cautos por calcular la fuerza del conservadurismo en nuestro país, quizá no les falte razón, pero no hay otra forma de enfrentarlo, se trata de un tema en el que no puede haber negociación y la izquierda domina ahora la cámara, simplemente debería hacer uso de su mayoría. Antes las fuerzas conservadoras tenían mayor capacidad para presionar y expresarse, pero las recientes manifestaciones de mujeres dejan percibir que las mujeres se han convertido en un sector más politizado y organizado dispuesto a exigir sus derechos. 

Nada hay más politizador que la realidad y el incremento de los feminicidios es una dolorosa enseñanza que ya dejó de cuestionar a la víctima y la responsabilidad dejó de recaer sólo en el perpetrador para dar paso a señalar al contexto, donde las autoridades se perciben como las principales responsables de esa violencia extrema contra las mujeres que se ha agudizado. 

Por otra parte, no hay una elección federal a la vista que permitiera explicar el retraso en la legislación. Este es un cálculo que siempre se toma en cuenta. Los tiempos políticos son adecuados si Morena no quiere perder votos, lo cual también es un decir, porque la derecha sigue trabajando para desacreditar a la administración lopezobradorista. Entonces, ¿por qué no afianzar la confianza de sus bases, entre las que se encuentran las mujeres que exigen sus derechos plenos?

Incluso se ha dejado en la congeladora una iniciativa presentada a fines de 2018 por el diputado Porfirio Muñoz Ledo para modificar el artículo 4º constitucional  para garantizar el derecho a decidir sobre tener hijos o no hacerlo y garantizar asimismo la autonomía reproductiva, modificación que sería un preámbulo a legalizar en todo el país la interrupción del embarazo.

En lugar de eso, el senador Martí Bartres lanzó la iniciativa de modificar el nombre de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia por el de “Ley Abril” en referencia al asesinato de Abril Pérez Sagaón, quien se presume fue asesinada por su exesposo.

Un grupo de defensoras de los derechos de las mujeres rechazaron esta iniciativa, a través de la plataforma change.org, debido a que si bien es lamentable la muerte de Abril Pérez Sagaón, ese cambio de nombre significaría poner un velo al enorme trabajo que llevó a hacer realidad esta ley.

Agregaría que además de invisibilizar el trabajo de especialistas y defensoras de los derechos de las mujeres, se trata de una propuesta clasista. El caso de Abril Pérez Sagaón llegó a los medios porque el exmarido fue alto exfuncionario de Amazon. El proceso sigue abierto, Juan Carlos Garcia, el exesposo se fue a Estados Unidos y niega estar relacionado con el homicidio aunque hay orden de aprehensión contra él.

El perfil de la víctima y del presunto responsable hizo que el caso tuviera una gran cobertura mediática, pero colocar el nombre de Abril Pérez es olvidar a las miles de mujeres que han sido asesinadas, a veces en circunstancias terribles y de quienes no sabemos siquiera el nombre porque la cantidad de muertes y la pobreza sepultan sus casos, si bien les va, en la estadística negra de feminicidios o simplemente en el olvido y desconocimiento del feminicidio del que fueron víctimas.

Algo similar ocurre con los “días naranjas”. Si bien el simbolismo contribuye a crear conciencia sobre el tema de la violencia hacia las mujeres, no reemplaza las acciones reales para enfrentar con una ley o una reglamentación en la mano las desigualdades y violencia que en las oficinas, las calles o las casas padecen diariamente las mujeres. Muchos funcionarios, sin embargo, sienten que cubren el expediente sólo con promover el color naranja los días 25, aunque sean los mismos que actúen con desigualdad hacia las mujeres.

Esperamos acciones legislativas relevantes y que las acciones light sólo sean la nota de color, lo contrario ya no engaña a nadie.

[email protected]

Enlaces de interés