¿Si gana la oposición se acaba la corrupción? Una propuesta para el ganador

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Arturo Francisco Gutierrez Góngora

Los mexicanos hemos escuchado de la mayoría de los candidatos acusarse de que son corruptos e incluso hemos oído que hay quien dice que con la eliminación de la corrupción se pueden financiar obras que hoy son impensables.

Sin embargo, ninguno nos dice cómo atacará el problema; la propuesta más acabada es la de “predicar con el ejemplo” cualquier cosa que eso signifique.

La corrupción está asociada al ejercicio del gasto público y por ende a los sistemas, procesos y procedimientos con el que se ejerce.

Hoy día se han dado pasos agigantados para sistematizar el ejercicio del gasto y contar con todos los procesos y procedimientos para lograrlo.

La palabra clave para resolver un porcentaje significativo de la corrupción es la TRANSPARENCIA. Para intentar explicarme iré de lo general a lo particular:

El problema nace en el momento en que se aprueba el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para cualquier nivel de gobierno. La discrecionalidad empieza en el momento en el que se generan más ingresos de los que se estimó en la ley respectiva. Este caso es recurrente en la mayoría de los niveles de gobierno.

¿Cómo se gasta el gobierno esos recursos adicionales?

Con una absoluta discrecionalidad. Los legisladores, quienes aprobaron las leyes respectivas, saben que se obtuvieron y como se los gastaron al momento de recibir la cuenta pública.

Así que los legisladores deben incluir en las leyes que cualquier peso adicional sobre lo presupuestado debe gastarse; por dar un ejemplo, de manera proporcional a lo aprobado en el Presupuesto de Egresos. Ejemplifico: si se aprobó el 25 por ciento del gasto a la educación, del peso adicional 25 centavos deben destinarse a ese sector (no se podrá argumentar que no es necesario en ese sector pues existen múltiples  necesidades insatisfechas en este país).

Todo peso a gastar por el gobierno debe contar con un destinatario perfectamente identificable que termine con las gestorías.

Debemos acabar con los discursos de “gestioné a favor de tal o cual municipio o estado, recursos sin precedentes”, “hay que acercarse a estos personajes políticos porque ellos sí pueden gestionar recursos”.

Ningún peso sin  transparentar y ejercido por un nivel de gobierno con nombre y apellido, y ningún recurso por asignar después de aprobadas las leyes respectivas

Finalmente, y no por ello menos importante, avanzar en la transparencia.
Hoy tenemos una ley de transparencia que sin duda está a la vanguardia a nivel mundial, hemos avanzado legislativamente de una manera vertiginosa.

Los sistemas y procesos que se han generado en los distintos órdenes de gobierno hoy son más robustos y realmente es simple solicitar información a los distintos actores de la administración pública, pero, ahí viene el pero.

A pesar de los sistemas, los servidores públicos aún conciben las solicitudes de información como un ultraje a su función y por tanto están decididos a no entregar la información que, según ellos, los puede “perjudicar” y para ello han contado con la complacencia de los integrantes de los institutos de acceso a la información quienes solapan estas actitudes en detrimento de la transparencia.

Así que la única forma de avanzar en este sentido es eliminar este “arreglo institucional”.

¿Cómo? Propongo: avanzar en los sistemas de acceso a la información para que cualquier persona desde cualquier lugar tenga acceso al ejercicio del gasto en tiempo real. Lo que quiero decir con esto es que cualquier ciudadano pueda saber en este momento a quién se le está asignando un contrato, a quién se le está pagando por un bien o servicio, qué servidor público está realizando dichas operaciones, entre otra información que debe estar disponible.

Además, cualquier solicitud de información por parte de los ciudadanos debe responderse con un enlace a la página que tiene disponible la información que es requerida, esto sin duda dará mayor dinámica y transparencia al ejercicio del gasto y se incrementarán los niveles de confianza de la sociedad en su gobierno.

Finalmente, a mis colegas Administradores Públicos egresados del IAP Veracruz, fuente de excelencia académica, les invito a apoyar a la institución que les permitió el acceso a su posgrado, unidos podremos incrementar los niveles de eficiencia y eficacia de tan importante institución

 

Enlaces de interés