El gran botín en Salud

Luis Ramirez Baqueiro

Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

 

“La maldad no necesita razones, le basta con un pretexto.” – Johann W. Goethe.

 

Una de las dependencias del gobierno federal y estatal que por su función debiera llenarnos de muchas satisfacciones es el sector Salud, lamentablemente de unos años a la fecha, se ha convertido en el santuario de una red de corrupción que no tiene precedente.

Desde ahí administraciones como la de Fidel Herrera Beltrán pasando por el desastroso desgobierno de Javier Duarte hicieron de la suya, dejando un halo de corrupción imposible de borrar.

En su momento la misma Auditoria Superior de la Federación (ASF) lo habría señalado, al detectar y denunciar graves daños al patrimonio de los veracruzanos.

Y qué decir de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) conocida comúnmente como Seguro Popular, responsable del financiamiento de los Servicio de Salud en las 32 entidades del país.

Este reportero conversó este lunes con su titular Ivonne Cisneros Luján quien confirmó que la dependencia a su llegada presentaba un déficit presupuestal del 20% en el presupuesto 2018, que debió ser cubierto con recursos del 2019.

Las irregularidades ahí presentadas llegaron al punto de que el paquete de entrega-recepción, no encontró las denuncias por desvíos estatales y, cuando las pidió, la información que le entregó el anterior comisionado fue imprecisa.

Es tal el grado y complejo desfalco en el sector que se ha podido saber que tan solo de 2007 a la fecha la Secretaría de Salud arrastra deudas con proveedores, nómina y terceros instituciones como el ISSSTE por 45 mil 692 millones de pesos.

Y ¿qué entidades creé usted que son las más endeudadas?

Pues si del sureste mexicano, las mismas que ahora el propio gobierno federal pretende integrar a la centralización de servicios, de este modo: Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Yucatán, Tabasco y Campeche, además del Estado de México y Sinaloa, acumulan tan solo el 86 por ciento de esos pasivos.

Según la información proporcionada por la Secretaría de Salud a través de un diagnóstico publicado este martes por Natalia Vitela del Diario Reforma, en donde se comprueba que el mayor pasivo se generó entre 2016 y 2018, es decir en el sexenio pasado.

Al menos una de las entidades contenidas en este primer paquete de estado a centralizar como lo es Quintana Roo, muestra uno de los montos de menor deuda con tan solo 31 millones de pesos, mientras que tres estados como Guanajuato, Hidalgo y Querétaro no registran deuda alguna con el sector.

Según la información difundida bajo el titulo “Enferman a Estados las deudas de Salud” la fuente de información habría sido el mismo titular de la Unidad de Administración de la Secretaría de Salud, Pedro Flores, quien explica que se le debe principalmente a proveedores de servicios.

¿A qué le suena esto? ¿Dónde habremos escuchado de esto?

Así es como “Servicios de limpieza, de alimentos, generales, de mantenimiento a equipo. Hay adeudos viejísimos”, afirmó el mismo Flores en entrevista.

Esta situación provoca que la deuda este retrasando los planes federales de centralización de servicios de salud, pues lo urgente es avanzar en institucionalizar el pago de la nómina integrada.

La misma Ivonne Cisneros Luján lo ha señalado, la prioridad del Seguro Popular es precisamente integrar los recursos que se entregan a través del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) y de ahí se debe pagar la nómina.

El adeudo de los Estados equivale a la mitad de los 93 mil millones de pesos que en 2018 se asignaron al FASSA y que equivalen a casi 21 por ciento del gasto en atención a salud.

Cosa que no debiera ocurrir pues se distraen recursos para pago de nóminas que no corresponden a lo que verdaderamente busca el Sistema.

Lo grave de esta situación es que en estados como Veracruz la centralización se complicará por el alto nivel de deuda, y así pasará con Chiapas y Oaxaca que se encuentran en igualdad de escenarios.

Y el halo de corrupción en Veracruz nos hace cuestionarnos ¿qué paso con personajes como Ricardo Sandoval Aguilar o Leonel Bustos Solís? Sobre los que pesaban señalamientos serios de corrupción.

Hoy en los tiempos de la 4T se asegura que en Salud de nueva cuenta a través de terceros personajes como el mismo Sandoval Aguilar siguen haciendo de las suyas.

Al tiempo.

 

[email protected]

Twitter: @LuisBaqueiro_mx

Enlaces de interés