¿De qué hablamos hoy cuando hablamos de cultura en Veracruz?

Claudia Constantino

Las crónicas del 2019

Claudia Constantino

Para quienes hemos dado cuenta, durante muchos años, de la actividad cultural del estado de Veracruz y de la ciudad de Xalapa, es muy evidente que tenemos un lamentable retroceso en este tema. Lejos están los días de frenética actividad cultural a lo largo y ancho de la entidad; lo mismo si nos referimos a la alta cultura o a la cultura popular.

En vez de eso, hemos presenciado festivales de salsa, fiestas patronales y eventos para romper el récord Guiness del arroz a la tumbada más grande del mundo, o el zacahuil más grande, etc.

Cuando le pregunté a la recién nombrada Silvia Alejandré para dónde iría ahora el Instituto Veracruzano de Cultura, me respondió: “tenemos la encomienda del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez de elevar el instituto a rango de Secretaría y en eso estamos trabajando”.

Cinco meses más tarde, ni media palabra sobre el proyecto de hacer del IVEC una Secretaría más. De lo que sí se habla es de la falta de todo en el IVEC: presupuesto, rumbo, liderazgo, gestión y actividades dignas de un estado como Veracruz.

La última vez que entrevisté a su fundadora, la inolvidable Ida Rodríguez Prampolini, me platicó con gran emoción de todos sus logros, de las casi 80 casas de cultura que logró abrir, de las publicaciones realizadas, de la forma en que lograron enlazar a la alta cultura con la cultura popular, impulsando a ambas con la política cultural correcta.

También reconoció la excelente labor de Rodolfo Mendoza Rosendo al frente del IVEC, aplaudió sus logros, como el superar su proeza, alcanzando las 130 casas de cultura para toda la eentidad. Todos los conocedores de la historia del IVEC, coinciden en que los dos mejores directores que ha tenido el Instituto Veracruzano de Cultura han sido Ida y Rodolfo.

Por sus parte la Universidad Veracruzana, tampoco ha podido sostener su gestión cultural. Con un presupuesto cada vez más limitado y el fallecimiento de su Director de Gestión Cultural, el querido Arturo Meseguer Lima, los esfuerzos de quien hoy está al frente de esta importante labor, son casi infructuosos.

Aquellos días en que personajes de la cultura nacional, como Enrique Serna, debatían sobre que Veracruz y en específico Xalapa, superaban a Guanajuato y cualquier otro sitio de provincia por la calidad y cantidad de sus actividades culturales, son historia.

El esplendor de la Atenas Veracruzana ya es cosa del pasado y los trabajos que pasan artistas y creadores están a vista de todos. No más políticas culturales acertadas. No más apoyos a la cultura, incluso se debate, a nivel nacional, que las becas para creadores del FONCA desaparezcan.

Para los distintos niveles de gobierno, la cultura ya no es importante. Para la sociedad veracruzana debería serlo, porque de ser así, se podría echar mano de la exigencia y de la organización desde la sociedad civil para corregir el rumbo. Dijeron que ya no querían más promover una sociedad ignorante. Todos queremos verlo.

¿De qué hablamos hoy cuando halamos de cultura en Veracruz?

Cualquier comentario para esta columna que revisa el pasado a : [email protected]

Enlaces de interés