Igualdad y equidad, principios de la educación inclusiva: García Oramas

La titular del Cendhiu participó en el Primer Foro Internacional Virtual de Inclusión en Educación Superior

Karina de la Paz Reyes Díaz

Xalapa, Ver., 05 de diciembre de 2020.- Para María José García Oramas, coordinadora del Centro para el Desarrollo Humano e Integral de los Universitario (Cendhiu) de la Universidad Veracruzana (UV), la igualdad y equidad son los principios rectores de una educación inclusiva.

La funcionaria tituló precisamente así su participación en el Primer Foro Internacional Virtual de Inclusión en Educación Superior, organizado por la Vicerrectoría de la región Veracruz: “Igualdad sustantiva y equidad inclusiva: principios rectores de la educación inclusiva”.

La también profesora-investigadora adscrita a la Facultad de Psicología, región Xalapa, y primera coordinadora de la Unidad de Género de la UV, expuso que si se parte de que la educación es un derecho humano, el planteamiento de concebirla es muy distinto.

Planteó que tanto la igualdad como la equidad son dos principios importantes de mencionar y, además, lejos de pensar que uno sustituye al otro, se complementan.

Mientras la igualdad significa el acceso universal a la educación de calidad; la equidad se refiere al derecho a recibir educación que satisfaga las necesidades básicas de las personas.

“He tenido la oportunidad de trabajar para instancias de las Naciones Unidas y México es un país que declara y acepta cualquier principio; es decir, que en la legalidad no le falta nada, lo que le falta es pasar a la acción. Pasar a la acción ya le pone un adjetivo a estos dos principios, y el adjetivo es la igualdad sustantiva y la equidad inclusiva.”

Por ello, en cuanto a las acciones para hacer efectivo el derecho a la educación universal, la igualdad sustantiva se refiere a la igualdad de oportunidades a fin de eliminar las brechas de desigualdad; por su parte, la equidad inclusiva versa sobre eliminar cualquier forma de discriminación por clase, etnia, sexo, religión, discapacidad o cualquier otra.

En ese sentido, planteó que la educación inclusiva tiene por objetivo proteger y asegurar el pleno derecho a la participación de los grupos en desventaja.

La funcionaria universitaria también habló de la nueva escuela mexicana, de los elementos de la discriminación según la Ley Federal para la Educación Inclusiva, incluso de la discriminación estructural en el ámbito educativo (directa e indirecta).

En cuanto a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, García Oramas dijo que se debe evitar que las personas con discapacidad queden excluidas del sistema general de educación por tales motivos; hacer los ajustes razonables en función de las necesidades individuales; facilitar las medidas de apoyo personalizadas y efectivas en entornos que fomenten al máximo el desarrollo académico y social, de conformidad con el objetivo de la plena inclusión.

Asimismo, habló del Programa Universitario de Educación Inclusiva de la UV, adscrito al Cendhiu, cuya pretensión es construir procesos educativos dirigidos a la acción, en la búsqueda de un intercambio de saberes y experiencias para una transformación individual y social.

De igual manera, busca desarrollar procesos educativos que estimulen la participación consciente y activa desde las vivencias cotidianas, que abran posibilidades al cambio actitudinal necesario para poder re-mirar y re-significar las prácticas discriminatorias en el ámbito educativo.

En ese tenor, comentó que son muchos retos de la educación superior y puntualizó algunos: fortalecer la formación docente; trabajo articulado con el sistema de aseguramiento de la calidad para fortalecer una visión compartida de la educación inclusiva; profundizar los procesos de flexibilidad curricular en el marco de la autonomía universitaria; trascender la visión de la educación inclusiva referida al bienestar universitario; y permear los distintos ámbitos de acción de la educación superior (docencia, extensión e investigación).

“En la Universidad Veracruzana estamos implementando cursos del Programa de Formación Académica (ProFA) para acompañar a los docentes en este trabajo. En la actualidad tenemos un registro de alrededor de 60 estudiantes con discapacidad (intelectual, motriz, visual) y tenemos que acompañarlos.”

Finalmente, citó que trabajan en un index de la educación inclusiva. Esto dado que como tal no hay una certificación de ser una universidad inclusiva, “pero sí hay este index que te permite ver en dónde vas en este proceso”.

Enlaces de interés