El Impuesto Sobre la Renta retenido a los empleados gubernamentales y no enterado a Hacienda, ¿pone en peligro las finanzas estatales?

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora *

Cuando una persona es contratada para desarrollar alguna actividad en empresa o gobierno y su remuneración se le hará a través del pago de un salario, su empleador, gobierno o empresa, está obligado a efectuar una retención por concepto de impuestos.  Dicha retención de dinero (impuesto sobre la renta retenido al empleado o trabajador) debe ser entregado a la Secretaría de Hacienda que considerará ese monto como el pago anticipado del ISR del trabajador con quien hará cuentas cada mes de abril.

En el caso específico de los Gobiernos de las Entidades Federativas ha sido práctica común  que no cumplan con el pago a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aun y cuando sí realizan la retención del impuesto a sus empleados. Si revisamos, al menos unas cuatro administraciones anteriores en el Estado, veremos que el incumplimiento ha sido el común denominador. Ha sido tan común esa práctica que llevó al legislador, en su momento, a realizar una reforma a la Ley de Coordinación Fiscal en el artículo 3-B que, por su importancia cito textualmente:

Artículo 3-B.- Las entidades adheridas al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal participarán al 100% de la recaudación que se obtenga del impuesto sobre la renta que efectivamente se entere a la Federación, correspondiente al salario del personal que preste o desempeñe un servicio personal subordinado en las dependencias de la entidad federativa, del municipio o demarcación territorial del Distrito Federal, así como en sus respectivos organismos autónomos y entidades paraestatales y paramunicipales, siempre que el salario sea efectivamente pagado por los entes mencionados con cargo a sus participaciones u otros ingresos locales.

 Para efectos del párrafo anterior, se considerará la recaudación que se obtenga por el Impuesto sobre la Renta, una vez descontadas las devoluciones por dicho concepto. Asimismo, para que resulte aplicable lo dispuesto en el primer párrafo de este artículo, las entidades deberán enterar a la Federación el 100% de la retención que deben efectuar del Impuesto sobre la Renta correspondiente a los ingresos por salarios que las entidades paguen con cargo a recursos federales.

 Las entidades deberán participar a sus municipios o demarcaciones territoriales, el 100% de la recaudación del impuesto al que se refiere el párrafo primero de este artículo, correspondiente al personal que preste o desempeñe un servicio personal subordinado en el municipio o demarcación territorial de que se trate. (http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/31_300118.pdf)

¿Qué significa esto? Que este impuesto retenido forma parte de las participaciones federales que recibirán las entidades federativas y los municipios; los requisitos para que se le entreguen al Estado son: 1. Estar adherido al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal (en Veracruz lo estamos, aunque por ahí hubo un, más que intento, escaramuza para tratar de salirnos); 2. Enterarlo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y 3. Que el pago del salario se haga con las participaciones federales que recibe la entidad federativa de que se trate.

Cumpliendo estos tres requisitos la Federación devuelve los recursos a las entidades federativas quienes hacen lo propio con sus municipios. Fin de la historia.

Sin embargo, hay gobiernos estatales y municipales que han continuado con esa práctica incumpliendo el pago a la SHCP, eso es, haber depositado el recurso a la Federación para que esta, después de un proceso administrativo (sudarlo tantito dirían en mi pueblo) lo devuelva a las arcas estatales y éstos lo dispongan como lo hacen con el resto de sus participaciones.

Al no pagarse a Hacienda les quita la característica de participaciones y se transforma en deuda del Estado a la Federación. Liquidar esta deuda convertiría el recurso en participaciones que deberán regresar a Veracruz. Es imposible entonces que se descarrile la economía veracruzana y tampoco que la Federación nos retenga el resto de las participaciones. Para poder actuar contra las participaciones federales por incumplimiento de una deuda, esta debe estar registrada ante la SHCP; esta deuda no la encontré en el citado registro, pero chéquelo usted mismo.  http://disciplinafinanciera.hacienda.gob.mx/work/models/DISCIPLINA_FINANCIERA/Documentos/SistemaAlertas/2016/CP/VERACRUZ_2016_CP_IE.pdf

Más bien es un problema que se puede resolver con los buenos oficios de legisladores y los gobiernos federal y estatal que actuaran en el mismo sentido. Por supuesto que debe haber un castigo para la entidad: los intereses que debió obtener la Federación por la sudada del recurso más el retraso por mora, además del castigo por incumplir la ley a los funcionarios financieros del Estado.

Los legisladores deberán jugar un papel preponderante en este esfuerzo para llevar a buen puerto el final de la historia. Pero además, después de leer en serio la ley de Coordinación Fiscal, quizá proponer eliminar uno de los requisitos: que el pago de este impuesto no se haga ya a la Secretaría de Hacienda y que la entidad federativa pueda disponer del recurso desde el momento de su retención y que baste una declaración informativa de la entidad al SAT para darle validez.

*          Director General del Instituto de Administración Pública del Estado de Veracruz e imparte la Cátedra de Finanzas Públicas en la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana.

 

 

Enlaces de interés