Jay de la Cueva: la versatilidad de un músico

Ivan Garcia Moreno

La Libélula 

Por Divandino 

En México no son muchos los músicos que se mueven entre diversos géneros y estilos, pero son pocos los que en cada uno de ellos realizan trabajos admirables y de muy buena factura: no importa si componen, producen, tocan o cantan, ya sea rock, cumbia, pop o electrónica muy radical.

A uno de estos personajes seguramente lo ubican porque –dicho coloquialmente- es “chile de todos los moles”. Lo encuentras interpretando un hit junto a Alejandra Guzmán, tocando un cover de Morrisey, rockeando como un auténtico heavymetalero ochentero o tocando un sintetizador en una banda alternativa.

Nos referimos a Javier Fernando de la Cueva Rosales, mejor conocido como Jay de la Cueva, hijo de Javier de la Cueva, uno de los precursores del rock nacional y líder de los grupos sesenteros The Hooligans y los Black Jeans. Es decir, tiene la semilla artística que le ha permitido ser una de esas figuras versátiles dentro de la música en México.

Se inicia en este negocio desde muy pequeño con las agrupaciones Baby Rock y Micro Chips –quién no recuerda esa graciosa mini banda- y ya enfilado a mediados de los 90 toca como baterista invitado de Las Víctimas del Dr. Cerebro.

Siendo muy joven, inquieto y muy prolífico –toca bajo, batería, guitarra, piano, sintetizadores, es vocalista y productor- fue el iniciador de Molotov, junto con Micky Huidobro y Tito Fuentes, una de las bandas más influyentes del rock mexicano de las últimas dos décadas; fue baterista de Fobia en una segunda época y miembro del proyecto electroacústico Titán, con el que ha recorrido diversas partes del mundo.

Sin embargo, una buena parte del público lo ubica más como Bryan Amadeus, frontman y líder de la banda Moderatto, un proyecto que inicialmente fue creado, a manera de sorna o hasta broma, para reinterpretar algunos temas clásicos del hard rock ochentero; sería solo proyecto de un solo disco. El éxito comercial no se hizo esperar y, hasta el momento, sigue funcionando como grupo de neo covers donde le imprimen ya su sello propio.

En lo personal, Moderatto no me convence y considero que solo es un producto muy bien elaborado cuyo objetivo es 100 por ciento comercial: riiffs, tonos y sonidos fáciles de digerir, sobre todo para los nostálgicos que piensan que ya no existe buena música. Lo que sí debo reconocer es que ha servido para que mucha gente se acerque –aunque sea lo más comercial de lo comercial, al rock clásico-. Digamos que Moderatto es como cualquier Timbiriche pero con músicos de verdad y tocando rock.

En contraparte, tenemos el caso de Titán, un trío de buenos músicos –Emilio Acevedo, Julián Lede y Andrés Sánchez- que se juntaron para hacer un rock electrónico basado en sintetizadores, programaciones e instrumentos acústicos. Jay se integra a la banda en sustitución de Andrés, previo a su

segundo disco, lo cual le permitió un cambio en el sonido y la adición de una buena propuesta. Seguramente deben recordar el single “Corazón”, un tema bailable y muy contagioso.

De aquel trabajo le siguieron dos más, y un tercero llamado Dama –editado casi diez años después de su antecesor-, el cual incluye tracks más experimentales como “El Rey del Swing” y “Dama Fina”, lo que le ha permitido al trío ser catalogado casi como una banda de culto.

Los integrantes de Titán tienen sus propios proyectos: Emilio Acevedo con su Sonido Lasser Drakar, Julián Lede con su personaje-dj Silverio y, claro, el buen Jay de la Cueva con el propio Moderatto y los proyectos alternos como Los Odio, junto con Paco Huidobro de Fobia, Tito Fuentes de Molotov y Quique Rangel de Café Tacuba; así como Mexrrisey – un homenaje al cantante inglés Morrisey-, junto con reconocidos músicos de la escena alternativa nacional como Camilo Lara, Sergio Mendoza, Ceci Bastida y Chetes.

Jay de la Cueva es considerado como uno de los músicos más completos y que lo mismo colabora con artistas como Sin Bandera o Motel, que con Los Ángeles Azules, Los Amigos Invisibles o Ximena Sariñana. Es invitado constantemente como productor o instrumentista dada su versatilidad lírica e interpretativa, incluyendo su participación en bandas sonoras de películas como Atlético San Pancho y Paradas Continuas.

Sin duda alguna, un artista que vive de y para la música.

Síguenos en:

Twitter: @lalibelularadio

Facebook: La Libélula Radio

E-Mail: lalibelularadiogmail.com

EL PALOMAZO

Checa el trabajo de Jay de la Cueva en sus múltiples proyectos: https://www.youtube.com/watch?v=LHaOt4mdecI

Enlaces de interés