La política y la vida tienen sus tiempos: Agustín Acosta Lagunes

La política y la vida tienen sus tiempos: Agustín Acosta Lagunes

Por Irene Arceo

Dejando a un lado los mediáticos reclamos de Alfonso Cuarón al presidente Enrique Peña Nieto quien en sus respuestas al reconocido cineasta valora la posibilidad de incorporarlo a su gobierno y colocarlo al a l frente de CONACULTA o el Instituto Mexicano de Cinematografía; pasada la euforia de los nuevos y cuestionados santos que fortalecen el papado de Jorge Mario Bergoglio y compartiendo la indignación de los veracruzanos por la proverbial voracidad, corrupción e ineficiencia de los colaboradores del gobernador Javier Duarte de Ochoa, nos ocuparemos de un tema del ayer.

El próximo viernes 2 de mayo se cumple e l tercer aniversario luctuoso de licenciado Agustín Acosta Lagunes, gobernador Constitucional del estado de Veracruz- Llave de 1980 a 1986. Con ese motivo l gobierno del Estado celebrará una ceremonia a las 18:00 horas en el Museo Ex hacienda El Lencero. En febrero de 1991, esta reportera entrevistó a don Agustín para EL Dictamen y e l periódico Perfil del gobierno estatal, material que me permito transcribir de mi original ¡en máquina mecánica! y enviado por fax a las redacciones para su publicación. La entrevista está dividida en tres partes, espero les sea interesante a mis estimados lectores y amigos.

-I-

México D.F, febrero de 1991.- La palabra avatar es un galicismo frecuentemente empleado por vicisitud, que es el orden sucesivo de las cosas con alternativas de eventos prósperos y adversos.

La contingencia es lo que puede suceder o no, es la cuota inesperada de cosas que aparecen a lo largo de nuestras vidas.

Agustín Acosta Lagunes, economista de sesenta y tantos años, hombre culto, inteligente , refinado, que niega ser cálido, platica con esta reportera del tiempo en que fue gobernador de Veracruz, de su vida actual determinada por la contingencia, de sus intereses individuales y , en una atmósfera en que su carácter y temple predominan, matiza los avatares de su existencia.

La casa de don Agustín, en Sierra Fría, allá en Las Lomas, es un espacio agradable, sobrio y de buen gusto. Hay libros, cuadros selectos, objetos, muebles antiguos y obras de arte prehispánico que según los deseos del ex gobernador de Veracruz “un mes después de su muerte serán donados al Museo de Antropología de Xalapa”.

Son las diez de la noche y Acosta Lagunes está entero, fresco y especialmente lúcido. Acaba de llegar de su oficina situada e n ese edificio modernista de Ciruelos, en Bosques de las Lomas, donde tiene cuadros de Miguel Cabrera y un gran óleo de Chávez Morado.

Estamos e n su personalísima biblioteca- estudio con piso de madera: un secreter, sus libros de economía, de arte, de literatura , de historia y filosofía. Sus periódicos: The New York Times y The Wall Street Journal; sus revistas financieras vigentes, sus catálogos de Sotheby ‘s y Chrystie’s y otras galerías internacionales de antigüedades y obras de arte únicas. Aquí, también están una caja con diapositivas perfectamente acomodadas que concentran su principal recuerdo: su gestión gubernamental en Veracruz. Hay en la pared un retrato, pintado por Diego Rivera, es la mujer que consiguió e l derecho de voto para al mujer mexicana. Sobre su mesa, la reciente adquisición de libros que hablan de sobrevivencia existencial. Uno podría atreverse a pensar que a Agustín Acosta Lagunes le han sucedido dos cosas tremendamente importantes e n su vida, una grandiosa: gobernar su estado y otra terrible: el accidente ( y posterior muerte) de Ernesto, su hijo de 31 años.

“FUI A VER A CARBAJAL, PURAS MENTIRAS LO DEL MEJORAL…”

IA -¿Cómo llegó usted al gobierno de Veracruz?

AAL -” Yo fui a ver a Gustavo Carbajal, que era mi presidente del Partido y le pregunté: ¿que requisitos debía cumplir como veracruzano y militante del partido para que éste se fijara en mi y me considerara como uno de sus candidatos en la contienda electoral para la gubernatura? Yo cumplí con todos esos requisitos y, un día un funcionario del Partido me manifestó que yo era uno de los precandidatos a la gubernatura de Veracruz”.

Reitera:

-“Yo como militante del PRI le fui a decir a Gustavo Carbajal lo que pensaba: que tenía posibilidades y derechos para llegar a la gubernatura de Veracruz…”

IA -¿ Y esa anécdota de que usted le propuso al presidente de la república ser algo así como un Mejoral o una Aspirina para Veracruz..?

AAL -esas son puras mentiras, puras mentiras…

IA -¿Que haría si volviera a ser gobernador, que le faltó hacer?

AAL -“modificar la Constitución ¿y sabes qué?, dejar e l cargo de gobernador siquiera para 18 años…”

IA -Casi una dictadura. O sea… ¿ extraña ser gobernador?

AAL -No, no extraño ser gobernador, pero si siento que me faltaron tantas cosas por hacer… como realizar un sueño (y dibuja con los brazos): Veracruz: Granero y Yunque de la Nación….

IA -¿Usted cree que se entendió totalmente y a plenitud ese lema?

AAL -No se si lo hayan entendido, pero era muy bonito…Mira, una campaña política se tiene que hacer con un lema. Le tienes que decir algo a la gente.

SE ANTOJABA INDISPENSABLE SER EXAGERADO Y EXIGENTE

IA -Cuando usted era gobernador, tenía la fama de meticuloso, exigente , exagerado… era usted capaz de bajarse de su automóvil en un camellón para arreglar una planta , o regañar a un funcionario porque los árboles estaban secos..

AAL -Es probable que fuera exagerado… Hay referencias anecdóticas de mi gobierno. Pero creo que en ese momento se antojaba indispensable. Le tienes que dar a la gente la sensación de que lo que haces, hay que cuidarlo, no hacer las cosas para que mañana se queden abandonadas y tiradas. Tienes que mostrar con tu actitud que las cosas hay que cuidarlas, porque si no las conservas, mañana las puedes perder. Ese es e l esfuerzo de un gobierno o el de una vida…¿por qué cuidas tu casa, tu coche? Una parte de nuestra educación es esa, la educación política. S i en este país hubiéramos cuidado y respetado los árboles, Perote no estaría deforestado y la carretera Xalapa- Veracruz, no sería como está ahorita: pelona.

IA -Sus críticos afirman que a Usted le faltó calidez para gobernar a los veracruzanos…

AAL -Es probable. Yo no soy una gente cálida.

IA -pero a cambio de calidez usted…..

AAL -(Ataja) Pues no sé, no me puedo calificar yo mismo… Desde luego, no pudimos tener lo que a la gente le hubiera gustado y también a nosotros. Es el modo de ver las cosas, son estilos….

IA -¿Por qué dice que se cortó la coleta política a los sesenta años?

AAL -Por una razón muy sencilla. La política y la vida tienen sus tiempos. Yo, cuando era muy joven practicaba una serie de deportes que ahora, a estas alturas ya no puedo practicar…

IA -¿Cómo cuáles?

AAL -Natación, correr…. Hoy ya no puedo nadar, ni correr, ahora lo único que puedo aspirar es a irme a curar mis achaques a Carrizal…

IA -Sigue yendo a Carrizal?

AAL -Invariablemente… o sea, que hay tiempo para hacer unas cosas y ya no hay tiempo para hacer otras…

SU OBJETIVO ACTUAL: AYUDAR A ERNESTO A REINTEGRARSE A LA VIDA

IA -El otro día comentaba usted que el año pasado ( 1990) había sido el más terrible de su vida..

AAL -Y la razón ustedes la conocen… Ir a recoger a tu hijo y verlo prácticamente en agonía tres meses, y luego, verlo cómo está… Dime si eso no es terrible..???

IA – ¿El accidente de su hijo (la caída de un avión de fabricación casera cuando practicaba un deporte extremo tipo parapente) supone un replanteamiento en su proyecto de vida familiar y personal?

AAL – Tan sencillo como esto. Antes tenía un hijo en plenitud de facultades, ahora tengo un inválido en la casa. Esto es terrible. Ahora tener que plantearse la vida en términos de que tenemos que pensar cómo ayudar a Ernesto a que se reintegre a la vida… antes, ese problema nunca lo tuvimos.

CONTINUARÁ……..

 

Enlaces de interés