La propuesta para reformar el esquema de pensiones en Veracruz. ¿Llevará a la bancarrota al IPE y de paso al Gobierno del Estado?

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Al interior de la Cámara de Diputados local hay un par de propuestas para modificar el esquema de pensiones vigente en nuestro estado, el cual es operado por el Instituto de Pensiones del Estado (IPE)

Me referiré en específico a la propuesta que como parte de una política pública han venido desarrollando los integrantes de la comisión respectiva y que ha incluido a un grupo amplio de agentes involucrados en la problemática que hoy tiene nuestro esquema de pensiones.

Sin embargo, aunque las propuestas buscan hacer más transparente el funcionamiento del IPE, como evitar que la jubilación se autorice con la última plaza, sin duda perjudica principalmente al sector magisterial, elimina una práctica indeseable y hace más justo el sistema, además de contribuir de manera significativa a la reducción del déficit Instituto.

Es importante que la propuesta incluya una revisión a fondo de las plantillas de personal, cuántos trabajadores hay en el sistema que cubre el IPE. Esto permitiría  detectar las entidades generadoras del déficit y la posibilidad de combatirlo. De la edad de retiro ya se ha dicho en incontables foros que una persona que apenas rebasa sus cincuentas aún tiene mucho que aportar al Estado.

Hay una propuesta en particular que rompe totalmente el concepto de un sistema de pensiones y su financiamiento.

Un sistema de pensiones eficiente implica que sea autosuficiente, esto es, que se financie con recursos propios que generan los aportantes y con esos recursos se proporcionen los recursos necesarios a aquellas personas en retiro. Entonces son relevantes las variables: monto de las aportaciones, población que aporta, edad de retiro, salario al que se retira, población retirada, entre las más importantes. Lo fundamental para resolver esta ecuación es conocer la dinámica poblacional.

Para ello citare algunos datos que proporcionó el Presidente de la CONSAR (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) en su participación en el Seminario Retiro y Salud 2018. Señaló que “en el año 2050 la población laboral (los que aportarán cuotas) crecerán 30 por ciento en el periodo mientras que la población en edad de retiro crecerá 300 por ciento…”. Las cursivas son mías. (http://www.milenio.com/negocios/urge-la-consar-reformas-al-sistema-de-pensiones)

Esta información es fundamental para tomar decisiones y plasmar en la propuesta que presentan las diversas fuerzas políticas; deben preguntarse que IPE quieren para el 2050, es decir, tomar decisiones de largo plazo que resuelva de una vez por todas el sistema pensionario y no simplemente solucionar lo urgente o de corto plazo. Patear el bote, pues.

Señores legisladores, a la tasa que irá envejeciendo la población en el país proponer que el déficit del IPE lo absorba el Gobierno del Estado lo único que se lograra es quebrar literalmente a las dos instituciones, al IPE y al Gobierno, pues no habrá dinero que alcance.

Además, esa propuesta encadenará al IPE a depender en el largo plazo de las finanzas del gobierno estatal. Así que su autonomía será solo en la ley que se apruebe por que en los hechos será letra muerta. Señores integrantes de la comisión que revisa el tema, reflexionemos un poco más la propuesta. Los que serán viejos a partir de la década de los 30 se lo agradecerán y los que aportarán tendrán un futuro promisorio cuando les llegue el retiro.

 

Enlaces de interés