Las mamás, ejemplo sublime del Sí a la Vida

Las mamás, ejemplo sublime del Sí a la Vida

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Este domingo celebramos EL DÍA DE LAS MADRES, una fiesta muy difundida y esperada en nuestra tierra mexicana. Los hogares se llenan de flores, regalos, música y comida; la sociedad organiza festivales y conciertos.

Ciertamente no hay que olvidar que todos los días hay que celebrar y honrar a nuestras madres, dándole gracias a Dios por haber tenido una mamá. La Madre nos dio la vida, se desveló por nosotros, sembró la ternura, nos protegió y llenó de todo tipo de cuidados. Ella dijo SI A LA VIDA y por eso existimos nosotros.

Por ello hay que darle su lugar en nuestra vida, escucharla con atención, reconocer y apreciar todo lo que hace por uno, valorar sus esfuerzos y decirle cosas bellas. La madre ha sido la mejor maestra de nuestra vida, no hay que olvidarlo nunca.

La celebración de nuestras mamás es un deber moral que hay que cultivar todos los días, apreciando sus pensamientos y enseñanzas, practicando sus consejos, demostrándoles de palabra y obra que nos sentimos orgullosos de tenerlas entre nosotros; procurándoles en vida momentos felices y satisfactorios. En la celebración de las mamás no hay que olvidar la oración: Hay que rezar con ellas y por ellas.

Las madres son el ejemplo más claro del SI A LA VIDA. Gracias a que ellas cuidaron y protegieron la vida humana en su interior, desde el momento en que se dieron cuenta de que dentro de ellas se encontraba alguien diferente de su cuerpo, es como nosotros pudimos existir; gracias a que nuestras madres reconocieron la vida humana como un valor sagrado nuestros ojos pudieron conocer la luz de este mundo. Por ello las felicitamos y honraremos siempre. Gracias por concebirnos y llevarnos en su interior. Gracias por existir y por dejarnos existir.

En este día de las madres oramos especialmente por estos seres divinos que Dios puso en nuestro camino; Que Dios recompense todo lo que hacen; que el Señor consuele a las madres que sufren y dé el alivio a las que han perdido a alguno de sus hijos. Que Dios dé la vida eterna a las que ya ha llamado a su divina presencia.

Por cierto, la iniciativa de ley que el movimiento de ciudadanos, llamado SI VIDA, presentó en el Congreso del Estado, el pasado 15 de enero de este año, ha avanzado muy poco. Se percibe desinterés, los pobres y vergonzosos resultados, de los que hablan los diputados responsables de las comisiones encargadas de dictaminar esta iniciativa, muestra una falta de respeto a los miles de ciudadanos que respaldan esta iniciativa, pareciera que están buscando defectos de forma para no proceder; para empezar ya se venció el plazo donde tenían que dar un dictamen y el tortuguismo con el que tratan estos asuntos solo revela que no interesa el bien común sino sólo las conveniencias políticas. La pereza legislativa se confirma en la lentitud como se tratan estos asuntos. Una muestra más de cómo estos legisladores desprecian a los ciudadanos; a casi cuatro meses de haber recibido esta tarea no hay otras palabras que expresen mejor su proceder, ya tendrían que haber dicho si esta iniciativa afecta los derechos humanos o atenta contra la constitución.

Dado el ambiente desastroso que permea el Estado de Veracruz, donde la violencia y la inseguridad parecen no tener fin y la incertidumbre económica, política y social ensombrece nuestra entidad generando desánimos, descontento y agresividad, esta iniciativa se presenta como una propuesta que pone las bases para la paz, se trata de una propuesta que pide el respeto de la vida humana desde el momento de la concepción hasta su desenlace natural. Ya veremos qué otras salidas se inventan.

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa.)

Enlaces de interés