LE TOCA AL INE

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

Las campañas han terminado, por fin y las y los mexicanos estamos listos par salir a votar este domingo.

Más allá de lo que los encuestadores digan, debemos ejercer nuestro derecho y elegir a quienes consideremos como los más capaces para llevar las riendas de Mexico y de Veracruz.

Esta elección es atípica por su conformación concurrente. Nunca antes hemos elegido tantos cargos en un mismo momento, por ello es fundamental el trabajo del INE.

Este órgano electoral ciudadano ha costado mucho construirlo y darle credibilidad y legitimidad.

Por ello es indispensable que quienes hoy lo conforman, dejen de lado la meta-legalidad en la que incurren una y otra vez, así como los protagonismos estériles.

En diferentes estados de la República, Veracruz incluido, se han registrado ya robosde material electoral y de boletas. La logística parece que les empieza a fallar.

Están más ocupados en multar a políticos y en callar a periodistas, que en lo esencial de su labor.

Estamos ante una jornada electoral macro, que estaremos afrontando con crayones y boletas, con consejeros más preocupados por sus carreras e imágenes públicas, en lugar de haber entrado de lleno a la modernidad tecnológica.

No hay innovación aplicada, hay si, lo ancestral, lo que les funciona hasta ahora para cuadrar números tarde.

No hay precedente de una elección similar, por tanto, todos están aprendiendo de ella: autoridades, partidos, estrategas, etc.

Así que el INE tiene ante sí, el reto mayúsculo de sacar adelante este proceso sin una sola duda acerca de su legitimidad .

Pasada esta contienda, deberemos pugnar por que se revise la ley electoral y las atribuciones de un INE que hoy por hoy, quiere erigirse como el que decide el rumbo de este país. No, lo decidimos los mexicanos y no ustedes, que están ahí para ser los garantes de un proceso apegado a la ley.

Basta de un INE que pretende callar las voces en los medios y que aplica sanciones que se antojan parciales en la toma de decisiones.

Más allá de este órgano electoral y su eventual mejora, solo hay una manera de que se respete nuestra voluntad: saliendo a votar con entusiasmo y con responsabilidad.

No habrá INE que valga.

 

 

Enlaces de interés