LOS MONREALISTAS Y LA APUESTA EQUIVOCADA

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

Pasa en todos los partidos políticos, una vez que llegan al poder lo único en lo que piensan algunos grupos al interior de los mismos, es en perpetuarse.

En la cuarta parte de la entrevista que le realizó Epigmenio Ibarra al presidente López Obrador, este último al referirse al presidente Benito Juárez, señala que tal vez el único error fue su apego al poder y pareciera un mensaje claro al interior de morena.

Es que no acaban de entender algunos morenistas que no es que haya radicales y moderados, es que como siempre, hay quienes trabajan día a día concentrados en lograr el objetivo ideológico de su movimiento y hay otros que día a día sólo están pensando en su futuro y trabajando para ello.

Parece que esto es lo que le pasa al senador Ricardo Monreal, a quien se le ha olvidado que el cargo se lo debe al hoy presidente, más allá de las cualidades que pueda tener.

Monreal  ha recibido los primeros golpes para detenerlo en su frenética carrera por ser candidato presidencial en el 2024 y el que más le dolió, fue la inhabilitación en sus derechos políticos a su suplente Alejandro Rojas Díaz-Durán.

A través de Rojas Diaz-Durán, Monreal  ha golpeado a todo aquel integrante de morena que no se alínea a su proyecto político futuro. Aquí en Veracruz le ha pegado cuantas veces ha querido al gobernador en las giras que, nadie sabe cómo financía, frecuentes en esta tierra y que sólo han servido para golpear al propio morena, lo que inevitablemente le causa un problema al presidente López Obrador de cara a las elecciones del 2021.

Molesto Monreal por la inhabilitación de su ariete, inmediatamente le dio una entrevista al que es considerado el  mayor golpeador de su movimiento, Carlos Loret de Mola, en el que reiteró el golpeteo a gobernadores emanados de morena y a decisiones tomadas del propio gobierno federal,  queriendo mostrarse como el puente que podría relajar el encono para buscar evidentemente capitalizarlo en un futuro.

La respuesta fue contundente, John Ackerman pidió que lo saquen de la coordinación en el Senado y para sorpresa de Monreal, la mitad de la bancada apoya la petición al no defenderlo públicamente, lo que por supuesto es un mensaje claro de que,  o le para y se suma,  o pierde lo que tiene y si lo pierde, no tendrá poder, recursos ni palanca para afianzar su proyecto político, que es claro, no es el mismo que el del presidente.

Monreal  ha dicho que no se va a pelear con Ackerman ni con nadie de su movimiento, sin embargo eso es mentira ya que a través de terceros lo ha hecho, lo sigue haciendo y es muy probable que en el futuro lo continúe.

La pérdida de poder y de influencia de Monreal  dejará viudos y viudas en Veracruz,  de actores políticos que han creído que este es la verdadera fuerza de morena y se les ha olvidado como piensa y cómo actúa López Obrador.

Para estos políticos y los metidos  a políticos, su futuro parece desvanecerse por hacer la apuesta equivocada .

Quienes pensaban que el partido en Veracruz iba a pertenecer a Monreal,  una vez más leyeron mal la jugada, así que es claro que no sólo no lo tendrán,  sino que todas y todos aquellos que lo apoyaron no tendrán participación destacada.

Enlaces de interés