MARLON MAÑANA

Mario Lozano Carbonell

Mario Lozano Carbonell

A pesar de las quejas, denuncias mediáticas, berrinches, chantajes de todo tipo, Marlon Ramírez se perfila para rendir protesta como presidente estatal del PRI.

En un intento desesperado por parar la toma de protesta, Damara y Adolfo se fueron al café para gritar que es ilegítimo y que el proceso está impugnado. Perdón por el lugar común, pero parece que fueron gritos en el desierto.

Nadie del comité estatal o del nacional hicieron eco de estas denuncias y por lo que se ve, todo parece indicar que no prosperarán así que de esta manera en el PRI tendrán el mayor de sus retos: lograr que los pocos que están se queden, respeten el liderazgo del nuevo presidente y se sumen a un trabajo que se antoja gigantesco para tratar de reposicionar a su instituto político.

No todo será fiesta en el tricolor, vienen tiempos difíciles al interior, en donde los diferentes grupos políticos o se ponen de una vez por todas de acuerdo o acaban de cavar su tumba.

Por esa razón creo que los simpatizantes y colaboradores más cercanos de Marlon, deben dejar ya te festejar y de ponerse a trabajar con seriedad si de verdad quieren ayudar a su líder. Más están tardando en filtrar nombres de posiciones, pelearlas, acudir a sus padrinos políticos para que se queden ahí en alguna posición de manejo político, que en ayudar al próximo dirigente a concretar la unidad tan necesaria.

Parece una última llamada para el PRI, pero muchos de los colaboradores de Marlon parece que no lo entienden y parece también que los liderazgos al interior del partido tampoco lo han entendido, a menos claro, que ya piensen en otras opciones políticas como aquellas a las que apoyaron en las dos más recientes elecciones para gobernador.

Enlaces de interés