EL MENSAJE DE LOS OBISPOS DE VERACRUZ

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

El pasado 15 de abril de 2018, los obispos de Veracruz ofrecieron un mensaje sobre el proceso electoral que ya estamos viviendo, titulado “PARTICIPEMOS EN EL PROCESO ELECTORAL 2018”. El documento consta de 16 puntos. Además de darlo a conocer a todos los medios de comunicación en el Estado de Veracruz, se publicó íntegramente en el número 716 del semanario Alégrate y se le difundió en el tradicional Comunicado Dominical de la Arquidiócesis de Xalapa.

Para comprender el mensaje de los obispos de Veracruz es fundamental leerlo, comentarlo y reflexionarlo en su conjunto y no dejarse impresionar por alguna frase o expresión. “Todo texto debe leerse en el contexto en que se da”. Este es un principio básico de hermenéutica. Aquí destacamos sólo algunos aspectos, recomendamos releer el comunicado completo en www.arquidiocesisdexalapa.com

El mensaje episcopal emitido es un documento que expresa el pensamiento de los pastores de la Iglesia Católica sobre el proceso electoral que estamos viviendo. El tema electoral es un asunto público porque nos involucra a todos, por tanto nadie debe escandalizare cuando los pastores hablan de estos asuntos, lo que además se hace en el marco de la ley. Recordemos que el 1 de julio de 2018, día en que tendrá lugar la jornada electoral, no sólo estará en juego la renovación de los poderes ejecutivo y legislativo, sino el futuro de una nación y, por ende, de nuestro Estado, ya que como hemos dicho en otro momento, los procesos comiciales en 2018 son concurrentes, esto es, a nivel federal elegiremos Presidente de la República, 3 senadores y 20 diputados federales de mayoría relativa; a nivel local elegiremos Gobernador,  50 diputados locales, de los cuales 30 son por el principio de mayoría relativa y 20 por el principio representación proporcional.

Por eso es fundamental participar y que nadie sea sólo un observador. Votar es un derecho y una obligación para todo ciudadano. Que nadie se asuste con la participación y que nadie se sienta con derecho de querer silenciar las diferentes voces que se deben escuchar, en eso consiste una democracia.

Los obispos han hablado como pastores que conocen a sus ovejas, saben suficientemente de sus sufrimientos, de las necesidades más apremiantes que les aquejan, de sus temores y de lo que esperan. También tienen conciencia que ha habido quienes se han aprovechado del redil, lo han dispersado y han dejado sin alimento. Como dice el evangelio de este domingo: “esos son unos ladrones a quien nos les importan las ovejas” (Cfr. Jn. 10, 10, 12-13)  Recordemos que el obispo recorre su territorio y conoce de primera mano la realidad que sufren los feligreses, el obispo no conoce su diócesis por los encabezados de los noticieros o lo que se dice en los diferentes medios de comunicación, sean estos impresos o digitales, sino por lo que los fieles le van compartiendo durante el ejercicio de su ministerio.

En este sentido, los obispos tienen una percepción de la realidad diferente a la virtual. Por esta razón, en algunos aspectos, en su mensaje, los sucesores de los apóstoles previenen a los ciudadanos de algunas malas prácticas que suelen llevar a cabo diferentes actores políticos. No es ninguna novedad señalar los vicios y las corruptelas que salen a relucir y se practican con mucho mayor énfasis en tiempos electorales.

El objetivo principal del mensaje episcopal es alentar la participación de la ciudadanía, a su involucramiento en los asuntos públicos que como tales les afectan, ya sea positiva o negativamente. Por otro lado, la observancia de la ley −el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones− no sólo es cosa de unos cuantos, también es un valor que como cristianos practicamos. Como ya lo decíamos en otro comunicado: “Un ciudadano participa mediante cuatro acciones principales: 1. Informándose y conociendo a los diferentes candidatos así como sus propuestas, principios que los mueven y plataformas; 2. Haciendo un discernimiento a la luz de sus propias convicciones para decidir el sentido de su voto; 3. Votando en forma libre, responsable e informada; y 4. Dando seguimiento a las políticas y programas que la autoridad legítimamente constituida lleva a cabo una vez  que comienza su gestión pública. De esta manera, la participación de todos “es una constante que debe tener lugar antes, durante y después del voto”, que, por cierto, no es la única forma de participación ciudadana que existe.

Los obispos han dicho además como ciudadanos responsables que: “Los ciudadanos buscaremos que sea el bien de todos el que ilumine y motive nuestro voto personal, libre, secreto, razonado, acompañado del mejor discernimiento de cada ciudadano, buscando cuál opción puede propiciar el mayor bien posible. Habremos de discernir cuál opción puede conducirnos a tener acceso a la paz, a la seguridad, a la confianza y a la justicia, al respeto de los derechos humanos y a la solidaridad real con los pobres y excluidos”.

La particularidad del presente proceso electoral está en que habrá candidatos federales y locales, unos postulados por los partidos políticos y coaliciones, otros participan como candidatos independientes, a esto se suma el hecho de que algunos candidatos han emigrado de un partido a otro, “todo lo cual dificulta al ciudadano tener la claridad necesaria para identificar cuál proyecto de nación −conforme a las plataformas electorales de los partidos políticos en lo individual y que ahora forman coaliciones− y qué valores están en juego a la hora de emitir el voto. De ahí que los ciudadanos tenemos el derecho de preguntar y obtener de los candidatos una respuesta clara y oportuna en torno a las convicciones y valores con que van a actuar en servicio del pueblo y las políticas públicas y mecanismos que pretenden implementar para lograrlo”.

Esperamos que el próximo 1 de julio tengamos una gran participación en las elecciones. Esperamos que todos votaremos en forma libre, responsable e informada.

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa)

 

Enlaces de interés