¿OBSESIÓN O JUSTICIA?

Rosario Hemida Ponce

Pluralismo social

Por Rosario Hermida Ponce

*Cambio de gobierno estatal en Veracruz, sin embargo, todo igual. La misma praxis, los mismos vicios.

*Veracruz terminó una etapa en la vida política al desbancar al partido político que estuvo gobernando por espacio de 86 años, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), para dar cabida al partido que prometió un cambio. Cambio que necesitaba urgentemente la ciudadanía.

*Confiando en que el Partido de Acción Nacional (PAN) cumpliera las promesas de campaña, la ciudadanía le apostó al cambio.

*Sin embargo, al parecer, con el paso del tiempo, el gobierno está más interesado en efectuar una cacería en contra de los ex empleados gubernamentales que saquearon al Estado -incluyendo al ex gobernador JDO – que en cumplir sus promesas de campaña, ya que no se puede ocultar que la inseguridad, el desempleo, el alza en los servicios y canasta básica son el pan nuestro de cada día.

*Al parecer, es una condición humana el de prometer y sufrir amnesia después. Y este es el caso de nuestro gobernador.

*Luchó tanto para llegar al poder que se antoja una ironía que ahora que ya está en él no trabaje para el bien comunitario, y que esté llevando a cabo las mismas prácticas de sus acérrimos enemigos políticos.

*Colocando en las instituciones gubernamentales a sus amistades, a sus incondicionales y familiares, sin tomar en consideración la preparación profesional ni experiencia en el cargo.

*Esa es una práctica recurrente en todos los partidos políticos y gobernantes, sin pensar que con ello, en lugar de ir hacia el desarrollo, se retrocede.

*Uno de los problemas que enfrenta el país es el hecho de poner al frente de las dependencias gubernamentales a personal que no tiene ni la más remota idea de lo que tienen que hacer, y en lo que aprenden, se les fue el tiempo. Es un circulo vicioso difícil de romper pero que le pasa la factura a la ciudadanía.

*Veracruz no se ha escapado de esta práctica, y lo constatamos en las diversas dependencias gubernamentales, donde vemos muchas caras nuevas, pero que nada tienen que ver con la función de dichas dependencias, y encima de todo ello, sin experiencia.

*El pago de favores está a la orden del día.

*Mala estrategia si quiere Yunes Linares alcanzar sus objetivos y planes trazados con sus hijos. Aunque sus contrarios le aclaran que el poder no se hereda, empero, al parecer, a muchos líderes, dirigentes, políticos y gobernantes, esto les tiene sin cuidado.

*A Yunes Linares le está atacando la misma enfermedad que a todos los políticos: la amnesia, la obsesión y el autoritarismo. Prácticas que, de seguir así, no lo podrán dejar cumplir sus planes.

*Cuando buscaba la gobernatura del Estado, prometió, entre otras cosas, devolver a Veracruz la paz y tranquilidad que siempre había tenido, sin embargo, al día de hoy, se ha dedicado a “cazar” al ex gobernador, Javier Duarte de Ochoa.

*Ahora acaban de confiscar una bodega repleta de obras de arte y objetos valiosos, “diarios” con frases decretando abundancia ( como si eso fuese un delito o algo que le preocupe a la sociedad), en fin, una millonada en estas pertenencias del ex gobernador y su esposa.

*Estas y otras acciones se ha dedicado el actual gobierno a efectuar, y no es que se le resta importancia, pero lo que más preocupa a la población es la inseguridad.

*Es bien cierto que el anterior gobierno dejó al Estado en una situación económica bastante crítica, empero, la mayoría de la ciudadanía clama por recuperar la seguridad.

*Muchas familias claman justicia, muchas madres lloran a sus jóvenes hijos desaparecidos o muertos.

*Para ellos y gran parte de la sociedad, la seguridad es lo prioritario, lo demás, como dicen por ahí: “como quiera se recupera”.

*Esperemos que el nuevo gobierno retome lo prometido y empiece a ejercer y aplicar la Ley para que los índices de delincuencia e inseguridad bajen considerablemente y que la sociedad Veracruzana vuelva a vivir tranquila, a salir a la calle sin temores, a confiar en sus gobernantes.

*El dinero va y viene, se puede recuperar con ciertas estrategias, pero la vida, jamás.

*Porque al final, más bien pareciera una obsesión y no la aplicación de justicia.

Enlaces de interés