Organo Gold, el negocio de los Llera

too27nov

 

Organo Gold, el negocio de los Llera

Por Toño Reyes

Cuánta curiosidad tenía por conocer personalmente algo relativo al sistema de ventas de Herbalife. Seguramente todos han oído hablar de sus productos. Me llaman mucho la atención las publicaciones en Facebook de las personas que destacan de beneficios. Obviamente son vendedores y lo hacen con la intensión de interesar para que se pida información y se les compre a ellos que son distribuidores independientes, en tiendas de autoservicio no los venden. ¿Cómo identificar un punto de venta? En las calles abundan, donde quiera que uno vea una casa o local comercial con la puerta abierta y una cortina verde en la entrada, ahí los encuentra.

La razón de mi inquietud, además de comprobar la efectividad de su fórmula para mejorar la salud, era cerciorarme de que quienes viven de su venta realmente no tienen problemas económicos gracias a las grandes utilidades que manifiestan obtener.

No tendría por qué dudarlo si no fuera porque un amigo que no toma medicinas me platicó que una vez era tanto su malestar físico y nada lo tranquilizaba, que aceptó una bebida de esta marca y lo alivió, me lo afirmó sobrio y sin ningún interés, porque ni vende, ni me lo recomendó, sólo me lo comentó; ¡pues qué maravilla!, dije, pero eso no me quitó las ganas de saber más del tema.

No hace mucho me llegó esa oportunidad, recibí una invitación para una “plática de negocios”, fue una invitación a secas de una persona que estimo, y por sentirme comprometido acepté sin saber concretamente de qué se trataba, me extrañó que no fuera en su casa mientras nos tomábamos un café, sino en un hotel.

Con toda la buena intención del mundo acudí a la cita, observé que era masiva la reunión, entre los presentes se encontraba el ex candidato a la diputación local por el distrito de Xalapa del partido Alternativa Veracruzana AVE y ex delegado regional Veracruz Sur del IMSS, el panista Miguel Ángel Llera Bello, lo cual me extraño, me imaginaba que cualquier cosa podría pasar, nunca había asistido a un evento de ese tipo.

Mientras hacía fila para registrarme porque era obligatorio, chateaba en mi teléfono móvil cuando de repente me tocaron el hombro y me saludaron cálidamente, una conocida de las que expresaba su júbilo por ser promotora de Herbalife, pero ahora era de “Organo Gold”, “algo mucho mejor” me aseguró, por lo que supuse que se trataba de algo similar. Al arribar al salón donde nos encontrábamos no menos de cien asistentes, un tipo, micrófono en mano, arrancó la presentación felicitándonos porque con el hecho de estar ahí estábamos a punto de cambiar nuestras vidas positivamente para siempre, y de inmediato cedió el altavoz al protagonista principal, Miguel Ángel Llera González, hijo del doctor-político para mi mayor sorpresa aún.

El joven con estudios en Dirección Cinematográfica, con mucho pudor aceptó que como cineasta es un fracasado, “quién de ustedes ha visto un filme mío”, y todos nos quedamos callados dándole la razón, “por eso me dedico a algo realmente productivo”. Compartió que él conoce Barcelona y que no le gustan los Ferrari, pero que le gusta vivir muy bien, desayunar con toda la calma del mundo y disfrutar a su familia sin prisas, motivo por el cual requiere altos ingresos económicos que encontró no siendo emprendedor porque “eso quita mucho el tiempo”, mucho menos pidiéndole a su papá que lo “colocara en el gobierno”, sino siendo inversionista.

¡Wow! De repente me sorprendió, hasta me entró el nerviosismo por temor a que me convenciera, ya que aparentemente había descubierto algo distinto a las costumbres de los hijos de los ex representantes populares priistas de su misma edad, que viven de su sueldo como Director General para arriba, de las utilidades que obtienen como proveedores del gobierno, o de sus rentas, por eso llegué a pensar que lo suyo era digno de reconocimiento en un principio.

Cuando aterrizó el punto que realmente le interesaba, explicó que el vende productos de “Organo Gold”, una marca cuyo producto estrella es el café de Malasia con extracto de hongo ganoderma, “antes reservados sólo para la dinastía china”. Nos “ilustró” comentándonos que el café es el segundo negocio más productivo del mundo, sólo después del petróleo, y que luego del agua natural es la bebida más consumida aún por encima de la Coca-Cola. Para que nos diéramos una idea de cómo éste genera ganancias de “trillones de dólares”, nos preguntó: “¿Alguien de ustedes conoce a una persona que nunca lo haya probado?”, y de inmediato pasó al tema del sistema de ventas y las ganancias, puntualizando que él no iba a debatir sobre si la inversión se trataba de una “pirámide”, ya que aunque se formaban y operaban igual, lo suyo no lo era.

Me quedé en el salón poco más de una hora esperando escuchar algo realmente trascendente, pero al final sólo se trató de que cada invitado aparte de comprar una buena cantidad de cajas de productos “Organo Gold”, como cuota por el derecho de vender, invitara a más personas que a su vez atrajeran a otra más y siguieran “invirtiendo” para lograr recompensas no relacionadas con las ventas, entonces me salí y en el elevador coincidí con otras personas a las que me atreví a decirles que no entendía cómo un joven con el perfil de Miguel Ángel Llera González promovía no sólo una pirámide considerada en algunos países como fraude, sino que también desaprovechaba sus recursos para “enriquecer” a los productores veracruzanos de café que cultivan mejores granos. Temía escuchar una mala respuesta de los presentes, pero de inmediato uno dijo: “estos tipos abusan de la gente que piensa más con el corazón que con la cabeza”, otro aseguró que “quienes no venden el café, la empresa no les recompra el producto, nada más los ensartan”.

Investigando un poco más encontré el testimonio de una persona que afirma que “el espejismo de bienestar que aseguran, se acaba rápido porque la gente que está debajo de ti en el sistema ya no enrola a nadie más, debido a que la mayoría de los que aceptan ser parte de esta empresa ‘multinivel’, son desempleados y tienen la ilusión de ganarse la vida haciendo algo honrado, pero casi nunca quienes tienen ingresos estables, por eso involucran a personas en condiciones iguales que tienen mucha necesidad, y que por desgracia mal gastan lo poco que tienen con la esperanza de producir más, pero terminan peor”.

Para tener una idea de cuánto cuestan, una caja con 30 sobres individuales de café negro vale $250, la de café “Mocha” con 15 sobres $350, y el chocolate con 15 sobres $350, a como está la economía mexicana, me parecen precios excesivos y por lo tanto un mal negocio.

Suena lógico que la fortaleza de una empresa multinivel fidedigna se establezca en la innovación del producto y la eficacia para venderlo, no en el reclutamiento de nuevos inversores que son necesarios, pero secundarios, por ejemplo Avon o Tupperware.

Así que me llevé una gran desilusión del talento de los Llera. Y pensar que su carisma político lo están desperdiciando en dicho proyecto embarcando a gente humilde, supongo que han renunciado definitivamente a sus aspiraciones populares, de otra manera no entiendo la autoflagelación a su reputación. El caso es que como los rojos, también los azules, ¡ni a cuál irle!

@kunoreyes

Enlaces de interés