A PEDIR PIEDAD POR VERACRUZ

Mario Lozano Carbonell

Mario lozano Carbonell

 

El gobernador electo, Cuitláhuac García se apersonó en la casa de transición del Presidente electo López Obrador, para, entre otros temas, plantear la precariedad de las finanzas del estado.

Al salir de la reunión, Cuitláhuac  dijo a las y los reporteros de la CDMX, que hay una deuda de 80 mil millones de pesos, la mayor parte con bancos, así como pasivos con particulares y organismos gubernamentales.

El panorama no es alentador, no hay de donde sacar para pagar la operación y los compromisos del estado y eso por supuesto, impacta aunque no lo quieran, en la consecución de la obra pública y otras acciones de gobierno en beneficio de las y los veracruzanos.

Por eso, aprovechando  que el Presidente electo es mitad veracruzano, dicho por él mismo, pues Cuitláhuac fue  a decirle, mira como estamos y seguramente a pedirle piedad por este estado que necesitará, más que nunca del apoyo de la federación.

El tema, hay que decirlo, no es nada más de amistad o de querencia, es legal y es ahí en donde se puede atorar el tema del rescate de Veracruz.

Con las leyes como están, hay poco margen de maniobra para que nos ayuden.

La otra opción es que sea el gobierno federal quien se aviente la obra pública más relevante, para aliviar la carga del gobierno estatal.

El gobernador electo empieza a darse cuenta que una cosa es tener el plan, la voluntad, la buena intención y otra muy distinta la realidad. Y es ahí en donde las expectativas pueden quedar muy altas toda vez que las soluciones tardarían más de lo deseado y no sabemos si la población está dispuesta a esperar.

Por lo pronto, Cuitláhuac ya pidió ayuda al Presidente electo. Esperemos que López Obrador si vea a Veracruz y nos ayude a salir del hoyo en el que nos encontramos.

Al menos hay esperanza.

Enlaces de interés