Por qué acudir al nutriólogo

nutri30ene

 

Por qué acudir al nutriólogo

Por Toño Reyes

El pasado 27 de enero se celebró en nuestro país el Día del Nutriólogo, fecha que fue instaurada por la Asociación Mexicana de Nutrición (AMN) y que pasó prácticamente inadvertida para la mayoría de los mexicanos que aún no le damos importancia al propósito de esa profesión que es procurar la buena alimentación, que se refleja en la salud y que no es precisamente para lo que somos buenos, así lo revela el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en su apartado de salud y nutrición, en el que indica que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos, sólo por debajo de Estados Unidos.

Por qué sí o por qué no consultamos a un nutriólogo, las razones para ambas preguntas pueden ser varias, tal vez no porque existe un déficit de especialistas según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en promedio 2.4 nutriólogos ejerciendo por cada mil habitantes a nivel nacional, sin embargo este factor en realidad no es pretexto para no acudir a uno, ya que no hay persona que en caso de emergencia no los encuentre.

Para tener una idea del comportamiento de quienes acuden a ellos, el Licenciado en Nutrición por la Universidad Veracruzana, con especialidad clínica en Enfermedades Crónicas no Transmisibles del Instituto Carlos Slim de la Salud, Edú Ortega Ibarra, en entrevista para Referente, explica que el 70% de sus pacientes llegan por necesidad, luego de haber sido diagnosticados con algún padecimiento que pone en peligro su vida, 10% por interés en iniciar a cuidar su salud por primera vez, y 20% deportistas.

“Es curioso observar la tendencia extrema de las estadísticas internacionales, por un lado existe un alto índice de desnutrición y por otro de obesidad, no domina un punto medio de bienestar, lo que evidencia que es necesario desarrollar más programas públicos y difundirlos con mayor eficiencia para que todos se enteren y los apliquen, sobre todo en las escuelas primarias donde se empiezan a formar los niños que en el futuro absorberán la mayor parte del presupuesto público en su atención si no se les enseñan buenos hábitos a temprana edad”, comenta.

Comer sano es muy importante para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, la hipertensión arterial, incluso algunos tipos de cáncer. Cuando no se hace, las consecuencias son tan graves que ninguna cantidad de dinero es suficiente para recuperar la salud; este tipo de enfermedades a causa del “mal comer” tiene como característica particular que no se detectan a tiempo sino hasta que se presentan molestias y ya se está enfermo.

Por eso el Nutriólogo Edú Ortega recomienda cuidar nuestra salud acudiendo a un especialista en cualquier momento para que mida nuestro peso, masa muscular, cantidad de hueso, agua, grasa en el abdomen, grasa total y pliegues de la piel, y pueda diseñar un plan de alimentación a la medida de cada persona, considerando también el historial clínico, estilo de vida, situación económica, laboral, rutina y hábitos para no recetar de forma inapropiada.

Respecto a la situación del sector infantil, abunda que “los buenos hábitos también se contagian, debemos tener en todo momento presente que los niños no se cocinan, son los padres de familia los primeros en instruirlos, así que por ejemplo en vez de ofrecer alimentos fritos, mejor deben cocinarlos al horno, asados o al comal, evitar en casa las grasas y carbohidratos como las hamburguesas y los antojitos, también los refrescos, y preferir las aguas naturales. Tampoco se trata de prohibirlos, dice, pero dejarlos sólo para “de vez en cuando”.

En cuanto a los deportistas, señala que de nada sirve ejercitarse dos horas o más al día si no se complementa con una dieta balanceada, también cabe destacar que muchos consumen complementos alimenticios sin saber a ciencia cierta qué beneficia más a su desempeño. En ese sentido aseguró que abundan los casos en los en que la gente recurre primero a otras alternativas antes que a los consultorios, como a las dietas de revistas, de internet, a los medicamentos milagrosos que se anuncian en televisión y a los productos de las tiendas naturistas, estos últimos y los complementos no son malos, pero como su nombre lo indica son únicamente elementos complementarios que no funcionan sin el factor principal, el equilibrio en la alimentación, por eso es necesario saber distinguir entre dietistas, naturistas, doctores generales, gastroenterólogos y nutriólogos, debido a que si bien es cierto que todos tienen las mejores intenciones, los separa un mundo de ciencia y preparación a cada uno.

Finalmente invita a reflexionar sobre la importancia de una buena calidad de vida a través de la nutrición, a acudir a especialistas y a hacer uso de la tecnología para promover los buenos hábitos alimenticios, herramienta que no tiene desperdicio ya que en el trabajo, en la casa o en la calle por medio de computadoras, tabletas y teléfonos, podemos mandar cualquier cantidad de mensajes constructivos.

Edú Ortega Ibarra actualmente cursa la maestría en Seguridad Alimentaria y Nutricional, y recientemente fue seleccionado para hacer una estancia de investigación en la sede mundial del Programa de Alimentos en Roma Italia. Su consultorio Nutrainer se ubica en la ciudad de Xalapa en la avenida Araucarias #48 (Plaza 48). El teléfono para consultas es el 2281-850735, o también puede contactarlo en las siguientes direcciones electrónicas: @nutrainerxalapa y Facebook: Nutrainer Xalapa

@kunoreyes

Enlaces de interés