Por una precampaña cercana a la realidad y sin falacias

Por una precampaña cercana a la realidad y sin falacias

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Han iniciado ya las precampañas donde los aspirantes para diputados o diputadas federales buscarán durante un poco más de un mes, el voto de sus militantes. El Instituto Nacional Electoral transmitirá en radio y televisión siete millones de spots de partidos políticos de cara al proceso electoral del próximo 7 de junio. Se gastará una suma millonaria en ese rubro. Cada partido, seguramente, cuenta entre sus estatutos los requisitos y procedimientos con los que hará esta selección de sus aspirantes. Los ciudadanos conocerán después cuáles serán los candidatos finales que buscarán un lugar en la Cámara de Diputados. Comienza la pasarela política, las promesas, los amarres y las alianzas.

La crisis que vive nuestro país en materia de seguridad, economía, educación y salud exige que los partidos sean muy cuidadosos en esta responsabilidad de seleccionar a sus candidatos. En esta selección se está jugando un gran aporte al bien común o una historia más de impunidad.

Ojalá que no se repitan los personajes que solo ven por su bienestar personal o de su grupo, la idolatría de su ego y sus ambiciones personales; México ya está enfadado de corrupciones y de narraciones de impunidad de quienes han manchado la imagen del servidor público. La política en su sentido original es el arte de servir a los demás; de buscar el bien común y de promover la justicia y el bien de todos.

En esta contienda electoral se espera madurez política, propuestas realistas, diálogos constructivos y sobre todo acercamiento a la realidad que vive, sufre y lamenta la sociedad en general. Se espera que este acercamiento a la realidad sea para escuchar las distintas voces de la gente, sus necesidades, sus lamentos y expectativas y a partir de ahí propuestas que den confianza, abonen la esperanza, la concordia y el porvenir de los mexicanos. Ojalá se destierre la guerra sucia y las descalificaciones.

Ya no más mentiras ni falsas promesas. Ya no más maquillajes de la realidad, ni excesos en los gastos de campaña. Que no sea la mercadotecnia, ni las truculencias o imposiciones de los que se aferran al poder la que incline la balanza, sino la transparencia, la vocación de servicio y la búsqueda del bien común.

En este ejercicio de selección jugarán un papel importante los comunicadores; ojalá prive la imparcialidad y la verdad; que la manipulación no se imponga; ni se privilegie sólo a algunos; que los “pecados” del comunicador como la calumnia, la desinformación y la difamación, estén ausentes de esta contienda.

Nos auguramos que quienes tienen la responsabilidad de elegir a sus candidatos busquen personas confiables, con una gran espíritu de servicio, que cuenten con un historial honroso, que sean personas propositivas, creativas, con capacidad de diálogo, responsables y de trabajo. Que no sea la recomendación la que se imponga sino la competencia o el perfil. Que la política no sea un negocio o una lucha despiadada entre quienes aspiran al poder por el poder; sino que la política sea una actividad con la que se sirve a los demás y da credibilidad al servidor público (11/01/2015).

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa.)

Enlaces de interés