Preparación para el Sínodo de los Jóvenes

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

El pasado 25 de septiembre de 2017 estuvieron en Xalapa, los signos de la Jornada Mundial de la Juventud: la Cruz Peregrina y el icono de la Virgen María salus populi romani, “Salud del pueblo romano”. Estos signos forman parte del itinerario de preparación para la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Panamá en el 2019.

El recorrido de la cruz y de la imagen de la Virgen María comenzó a finales del mes de agosto en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la CDMX y peregrinarán por las 18 provincias eclesiásticas de nuestro país.

A su llegada a esta ciudad capital, la Cruz fue entronizada en las instalaciones del Seminario Menor de Xalapa donde jóvenes de distintos movimientos laicales y de varias parroquias de la Arquidiócesis, se dieron cita para acompañar estos signos y conocer a detalle el simbolismo que tiene para todos los jóvenes católicos en el mundo.

La cruz de madera, mejor conocida como Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud fue fabricada en 1983 con ocasión del comienzo del Año Santo de la Redención. Los jóvenes habían pedido al papa que se les entregara la cruz tras la finalización de las celebraciones. El Santo Padre atendió la petición y el Domingo de Resurrección les entregó la Cruz del Jubileo. La cruz es un símbolo muy importante para la vida cristiana; en ella Cristo nos redimió y por lo mismo de la Cruz brota la salvación del género humano. No existe vida cristiana si no se asume la Cruz.

Por su parte, el icono de nuestra señora salus populi romani (“Salud del pueblo romano”) pertenece a la imagen de la Virgen venerada con mayor devoción en Italia. El título se remonta a los acontecimientos sucedidos a finales del siglo VI d.C, cuando los habitantes de Roma sufrían por causa de una peste. La imagen de Nuestra Señora de Salus Populi Romani apareció en la Jornada Mundial de la Juventud por primera vez en el año 2000, cuando la réplica del icono se halló junto al altar papal instalado en Tor Vergata.

El recorrido de los signos de la Jornada Mundial de la Juventud forma parte además de los preparativos que la Iglesia Católica está haciendo en todo el mundo para el Sínodo de los Jóvenes que tendrá lugar en Roma en octubre de 2018 con el tema: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

Los jóvenes son un sector muy importante de la sociedad y su acompañamiento pastoral no es una tarea fácil. La Iglesia Católica, presidida por Francisco, a través de ese encuentro reflexionará con la ayuda de expertos, así como con los jóvenes mismos y la experiencia de Obispos de todo el mundo, sobre cómo llevar a cabo la pastoral juvenil de modo que los jóvenes reconozcan y acojan la llamada al amor y a la vida en Plenitud. Se trata de encontrar las modalidades más eficientes para anunciarles la Buena Noticia de Cristo.

Siguiendo esta dinámica de la preparación sinodal, también el próximo 22 de octubre de 2017,en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en el Tepeyac, los Obispos de México llevarán a cabo la apertura del “Año de la Juventud”. Comenzará de esa manera un tiempo especial de gracia sea por las iniciativas que en torno a los jóvenes se podrán hacer en todas las parroquias como por las oportunidades que se ofrecerán a los jóvenes para llevar a cabo un encuentro personal con Cristo a través de su Palabra, los Sacramentos, la Oración y el ejercicio de la caridad.

Que esta preparación sinodal nos lleve a revitalizar la opción preferencial por los jóvenes; ellos representan un verdadero potencial para el presente y el futuro de la evangelización del mundo.

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa)

Enlaces de interés