“PRIVATIZACIÓN” DE ÓRGANOS HUMANOS.

Rosario Hemida Ponce

Educados y Felices
Por: Mtra. Rosario Hermida Ponce
*Sólo en México puede ocurrir tantos desmanes. Ahora resulta que se acaba de aprobar una Ley a través de la cual es prácticamente obligatorio la donación de los órganos de la persona que muera sin el consentimiento de éste o sus familiares.
*Antes de proseguir con este artículo, quiero dejar claro que no estoy en contra de la Donación de Órganos. Es un hecho de vida, de fe, de esperanza y amor. Es realmente fabuloso tan sólo el pensar en dar vida después de la muerte.
*Quizás la idea o práctica suene un tanto  incongruente o doloroso, el tener que “morir para vivir”, pero… ¿Acaso no es mejor eso que pasar por la vida sin dejar huella? Además, sin entrar ahora mismo en cuestiones religiosas, de creencias y costumbres, se me antoja una forma de “seguir viviendo”.
*Pues bien, se acaba de aprobar en el Senado de la República una modificación a la Ley General de Salud, en donde se establece que todos los mexicanos mayores de 18 años se convierten tácitamente en potenciales donadores de órganos, es decir, contrariamente a lo que se venía practicando, ahora , todos los mexicanos son donadores potenciales, a menos que lo exprese con antelación por escrito, dejando informado a sus familiares, ya que de lo contrario, al fallecer se convierte en donador potencial, así la propia familia se oponga.
*Si al morir sus órganos pueden ser utilizados, serán donados de acuerdo a esta nueva Ley.
*Al respecto, se reforman los artículos 320, 321, 322, 324, 325, 326 y 329. Los cuales habían sido modificados por última vez el pasado 20 de abril de 2015, y publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF).
*Antes de su modificación, decía que:

“Toda persona es disponente de su cuerpo y podrá donarlo, total o parcialmente”, (con el consentimiento tácito del donador, sin importar edad).

*Ahora dice:

“Habrá consentimiento presunto del donante cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes”.

“El escrito por el que la persona exprese no ser donador, podrá ser privado o público, y deberá estar firmado por éste, o bien, la negativa expresa podrá constar en alguno de los documentos públicos, o medios electrónicos, que para este propósito determine la Secretaria de Salud, en coordinación con otras autoridades competentes”.

*De entrada se escucha muy acertado y bonito, sin embargo, desgraciadamente, en México no existe la cultura de la donación , ya sea de sangre o de órganos.
*Esta sería una manera para brindar más oportunidades a los miles de personas que necesitan algún órgano para continuar viviendo.
*Según reportes del Centro Nacional de Transplantes de la Secretaría de Salud, existe una lista de espera de cerca de unas 21,800 personas que desean mejorar sus vidas; de las cuales, apenas un 30 por ciento tienen la suerte de ser atendidos.
*En este caso, como todo en la vida, esta nueva reforma tiene diferentes matices o connotaciones:
1. ¿Ello no va en contra de todo precepto religioso o moral?
Recordemos que en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 24, se contempla la Libertad de Credo o religión, por lo que dicha Ley vendría a contraponerse de alguna manera, ya que algunas religiones no están de acuerdo en que se practiquen, por ejemplo, transfusiones, mucho menos, donaciones de órganos.
2. ¿A qué se referirán cuando mencionan, “documentos públicos, o medios electrónicos, que para este propósito determine la Secretaria de Salud, en coordinación con otras autoridades”?, ¿Acaso al final dispondrán que el escrito sea ante notario público, o algún licenciado o médico que avale que está en su pleno derecho y sano juicio?
3. ¿Se contará con la honradez, ética y transparencia en el manejo y distribución de dichos órganos?
Sabemos perfectamente que éste ha sido un negocio sumamente lucrativo, y esta Ley vendría quizás a frenar de alguna manera este macabro, inmoral e ilícito negocio. Pero, siempre hay una contraparte…¿Quién nos asegura que en lugar de disminuir, se acrecienta el tráfico y la venta ilícita de órganos humanos?
*A este respecto me viene a la mente una famosa película de los años setenta llamada “Coma”.
*Dicha película trata precisamente del tráfico de órganos, pero no por parte de bandas de delincuentes que asesinan a sangre fría, en esta producción se trata de un hospital privado donde se practicaban toda clase de cirugías, sin embargo, algunas veces se presentaban “complicaciones” en el paciente y éste entraba en un estado vegetativo, es decir, en coma. El hospital los mantenía con vida en una sala especializada para ello, pero lo que nadie sabía era que el Director de la clínica, en contubernio con otros médicos, le extirpaban órganos a los pacientes que estaban en estado de coma para venderlos a precios exhorbitantes, y cuando ya no podían extirpar más órganos, dejaban que muriera el paciente.
*Escalofriante película. Pareciera que estos libretistas, escritores, guionistas y directores se adelantaron o pronosticaron lo que pasaría en un futuro, (casi 40 años de su producción), tal si fueran Nostradamus.
*Si son o no profetas es una cosa, la otra es que nuestras autoridades están llevando a cabo una serie de modificaciones y reformas que asustan, enojan y ofenden.
*Al parecer el gobierno está empeñado en privatizar todo lo que pueda en el país, así sea la vida misma.
*¿Será este el primer paso?
*Recuerde, al final, usted aún tiene la última palabra.
*Así las cosas…
*Que tengan un feliz y descansado fin de semana.
[email protected]
@EducarFeliz

Enlaces de interés