Ramos Alor, “strike cantado” 

Filiberto Vargas Rodriguez

Punto de Vista 

 

* Ramos Alor, “strike cantado” 

 

Filiberto Vargas Rodríguez 

 

Prefacio. 

Pasiano Rueda Canseco, candidato electo (en dos ocasiones) a la alcaldía de Jesús Carranza, sigue en la cárcel a pesar de que no existe razón alguna para ello. *** Abanderado por un partido político (PT) que es “aliado” de Morena, todos están sorprendidos de que se haya actuado con tal severidad contra el político de fuerte arraigo en el sur de Veracruz. *** Este jueves familiares, amigos y pobladores de Jesús Carranza llegaron a Xalapa para protestar por la ilegal detención de su alcalde, y exigir su inmediata liberación. *** Justo cuando el tema en los corrillos políticos es el ridículo papel jugado por la Fiscalía General del Estado (FGE) al presentar al presunto homicida de las mujeres periodistas en Cosoleacaque y, horas después, ponerlo en libertad pues se dieron cuenta de que “no era al que andaban buscando”, la protesta de los habitantes de Jesús Carranza mantiene los reflectores de la sociedad en el desempeño de la inexperta titular de la Fiscalía, Verónica Hernández. *** ¿Cuándo fallan porque no saben hacer su trabajo y cuándo lo hacen porque actúan bajo consigna? *** Pasiano Rueda va a salir de la cárcel y en el gobierno estatal lo saben, pero su intención es retenerlo en prisión el tiempo suficiente para que no pueda tomar posesión del cargo de alcalde, y en consecuencia el Congreso nombre un Concejo Municipal. *** A veces son tan burdos. 

 

* * * 

 

Buscar la razón última, la gota que derramó el vaso para que el gobernador –tan dado a perdonar a sus colaboradores cuando se equivocan- haya decidido “aceptarle la renuncia” a Roberto Ramos Alor como secretario de Salud… es como buscar una paja en el pajar. 

Sí, no piense que equivoqué el famoso dicho. Me refiero a que sería como encontrar una paja en el pajar, porque desde que asumió el cargo, todos los días (incluidos los domingos) Ramos Alor dio motivos para ser despedido. 

Hay dos datos, sin embargo, que por haber sucedido en fecha reciente, pudieron tener algún impacto en altas esferas de la capital del país. 

(Se asume que la decisión de retirarlo del cargo partió de allá; no olvidemos que el secretario de Salud estatal es, a la vez, representante de la instancia federal). 

Esta misma semana la senadora panista Indira Rosales San Román denunció que el Gobierno de Veracruz tiene almacenados medicamentos en sus bodegas, muchos de ellos próximos a caducar, y que no los distribuye en tiempo y forma a los hospitales. 

La legisladora pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CDNH) que investigue la razón por la que se les niega a los veracruzanos el acceso a esos medicamentos. 

Índira rosales explicó que, según datos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), los almacenes de la Secretaría de Salud estatal sí tienen medicamentos, pero estos no se entregan a los ciudadanos. 

“El propio instituto federal informó en un comunicado del 11 de mayo, que, en el almacén central ubicado en Xalapa, se encontraron más de 884 mil medicamentos oncológicos y de alto costo, así como medicinas con fecha de caducidad próxima”. 

Conocida la soberbia de nuestras autoridades estatales, el señalamiento de una senadora de oposición tendría poco impacto: con ignorarla o tacharla de “neoliberal”, sería suficiente. 

Pero la legisladora aplicó un golpe certero al involucrar a la CNDH, un organismo autónomo, cuya titular es muy cercana al presidente López Obrador, y que ha sido desairado en más de una ocasión por el gobierno de Veracruz. 

Darle a la CNDH un argumento más para arremeter contra las autoridades de esta entidad, pudo haber obligado a tomar medidas más severas. 

El otro tema que pudo haber dejado sin blindaje al doctor Ramos Alor, fue el diferendo con el titular del instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoe Robledo, quien advirtió que 347 hospitales de segundo nivel en el país podrán prestar este año servicios a quienes no cuentan con seguridad social. De todos ellos, dijo, 63 corresponden a Veracruz. 

Sin embargo, advirtió que se encontraron serias deficiencias a subsanar en los 15 estados donde se realizó la evaluación, por lo que acumulan la falta de 106 mil 907 equipos médicos para atenciones de primer y segundo nivel. 

De inmediato Ramos Alor salió a aclarar que la Secretaría de Salud a nivel federal (de la que él es su representante en Veracruz) no reportó a la instancia estatal del diagnóstico acerca de las condiciones de centros de salud y hospitales que brindarán atención a todo público. 

“De ese tema se los digo con toda confianza y atención, no tenemos esa información. Es federal, nosotros vemos un diagnóstico, estamos cubriendo una plantilla de médicos”, dijo. 

Uno de estos dos incidentes –o la combinación de ambos- habría sido la gota que derramó el vaso., aunque se sabe de buena fuente que desde finales de marzo y principios de abril, ya el gobernador entrevistaba a personajes que pudieran asumir ese cargo. 

 

* * * 

 

Epílogo. 

Bien decía aquel periodista argentino Rodolfo Walsh: “El sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene”. *** Ya se confirmó que no habrá castigo para quienes cometieron el error de detener, fotografiar y exhibir a un joven acusándolo de homicidio doloso agravado… y más tarde se dieron cuenta de que no era al que andaban buscando. *** No serán castigados porque “cumplieron con su deber de ejecutar una orden de aprehensión emitida por un juez para detener a un delincuente ligado a una banda delincuencial”. *** Que hayan detenido a una persona que no era para quien iba dirigida la orden de aprehensión, ya esa es otra historia…. Pero nadie es perfecto. *** Los problemas se le acumulan al gobierno estatal. Mientras las tempestades políticas van al alza en Veracruz, el Servicio Meteorológico Nacional advierte que para este año los estados que tendrán mayor impacto de ciclones tropicales serán Baja California Sur (17%), Veracruz (13.3%), Quintana Roo y Sinaloa (12.2 %). 

 

[email protected]

Enlaces de interés