Rendición de Cuentas en Bolivia y México

Por Aureliano Hernández Palacios

Tal vez uno de los temas más recurrentes en pláticas de sobremesa, memes o batallas en redes sociales, ha sido el recibimiento de Evo Morales en México, acusado prácticamente de intentar reelegirse como Presidente de su país, pero que en el intento en medios internacionales y las mismas redes de presentar algunas acusaciones de excesos en gastos y señalamientos de actos de corrupción, no han surtido el efecto que era el deseado.

Quien quiera que haya visitado Los Pinos y/o las casas de gobierno de los gobiernos estatales en México, estaría de acuerdo en que el supuesto lujo del que se quiso acusar al ex Presidente por el departamento que ocupaba en la Casa Grande del Pueblo, carecía mas de buen gusto que de sustento al despilfarro, y sería algo que un costoso decorador de interiores pudo haber resuelto. Pero la anécdota va mas allá: si esa era la nota algunos medios y algunas redes se dedicaron a reproducir, quiere decir que entonces las acusaciones por presuntos actos de corrupción y de saqueo al país no tendrían tanto impacto a donde se tendría que recurrir al caso del “lujoso” departamento. Es por ello que me dedique a hacer una búsqueda en internet de los temas de corrupción más renombrados en Bolivia en los últimos tres lustros, donde hay una acusación sancionada para varios servidores públicos por la compra de taladros (rigs) para la extracción de gas, un desvío de recursos de un programa de indígenas y varias sanciones a senadores, políticos y ex alcaldes. Comparado con México, donde los escándalos y las cifras exorbitantes de daños patrimoniales que tan sólo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) establece como aclaraciones o ya como acciones resarcitorias, donde del 2001 a la fecha, se han operado recuperaciones por aproximadamente 131 mil millones de pesos, parecen de risa las acciones dadas en Bolivia.

Esto no quiere decir que en Bolivia en los últimos 15 años se haya dado una menor corrupción que en ese mismo periodo en México. Para empezar los tamaños de las economías son diametralmente distantes. Mientras México es la 15ª economía mundial, Bolivia es la 94, y triplica México el PIB de Bolivia según datos del Banco Mundial. Por lo tanto, los presupuestos menores y por lo tanto los montos observados por acto de corrupción debieran ser menores. Además, de los análisis de se están realizando en la ASF, se ha manejado la hipótesis de que a medida que el presupuesto es menor, el porcentaje de monto observado sobre presupuesto es mayor, por lo que municipios más chicos, pudieran tener en proporción más observaciones que uno de mayor tamaño, aunque los totales por el mismo tamaño sean mayores en los grandes.

Asimismo, en los estudios mas serios que pude encontrar sobre la corrupción en Bolivia, se ven avances monumentales en la lucha anticorrupción, principalmente dados porque era un sistema incipiente de rendición de cuentas, donde cualquier acción realizada se ve magnificada dado que no existía un comparativo; mientras que por otra parte, Transparencia Internacional prácticamente sitúa en los últimos lugares de percepción de corrupción a ambas naciones.

Es por ello que queda evidenciado que al no contar ni si quiera con grandes informes, datos de compras, datos presupuestales, o incluso sanciones impuestas, para bien o para mal, lo que hace falta para cualquier reto en materia anticorrupción, son los cambios en la manera de rendir cuentas, el acceso y transparencia de los datos, de los presupuestos, de

las compras, datos que permitan hacer análisis mucho mas detallados y que efectivamente Bolivia no cuenta con estas herramientas aunque hubiera empezado a diseñar algunos esfuerzos como las declaraciones patrimoniales digitales como lo documenta el BID en un estudio de tranasparencia en Bolivia.. Por lo que la primera limitante que no permite comparar la corrupción de Bolivia y México, está dado mas por las condiciones técnicas que por comportamientos de sus Presidentes y/o funcionarios, por lo que la discusión del actuar de Evo seguirá siendo política mas que técnica , y por lo tanto seguiremos llenos de memes al respecto.

Enlaces de interés