El Rey del Universo es el rey de la vida

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Este último domingo del año litúrgico celebramos en la Iglesia Católica la solemnidad de Jesucristo como Rey del Universo. Ciertamente la realeza y la soberanía de Jesús son de naturaleza muy diferente a la de los monarcas de este mundo como el mismo Jesús lo dijo en el evangelio: “Si, yo soy rey, pero mi reino no es de este mundo” (Jn 18, 36).

El reino de Jesucristo no consiste por tanto, en el dominio de los pueblos o el sometimiento de los demás; su autoridad no se expresa anexándose territorios o mediante la fuerza de las armas o imponiéndose. La realeza de Jesús, y con ella su autoridad, se administra bajo las categorías del servicio, la donación de sí mismo y su entrega en la Cruz para dar vida al mundo. Su reino tiene que ver con la verdad, la vida, la santidad, la gracia, la justicia, el amor y la paz.

Celebrar a Jesucristo como rey quiere decir entonces que reconocemos su soberanía sobre nosotros y que deseamos que reine dentro de nosotros; quiere decir además que nos comprometemos a seguir a Cristo rey sobre todo a través del servicio a nuestros hermanos, el respeto por la vida y la dignidad de las personas y que deseamos cooperar con Dios para que el reino de Cristo se establezca y se extienda en el mundo.

Lamentablemente los signos que observamos en la relación entre muchas personas están muy lejos de este proyecto de Jesús. El ambiente que estamos observando nos preocupa, el tejido social está muy descompuesto, por dondequiera existen signos de muerte que roban la paz y la tranquilidad de los ciudadanos. Todos los días hay asesinatos, por dondequiera aparecen personas ejecutadas, todo mundo teme por su vida y aunque se anuncian algunos resultados, la seguridad sigue siendo una gran deuda social.

En nuestras Iglesias todos los días y en varios momentos hacemos esta súplica a Dios: “mira nuestra Patria dañada por la violencia y dispersa por el miedo y la inseguridad. Consuela el dolor de quienes sufren. Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan. Toca el corazón de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte. Dales el don de la conversión”.

Lamentamos también que la violencia no termine ahí. La cultura de la muerte tiene también ahora otras expresiones. En base a los datos del primer informe de gobierno estatal, en lo respectivo al tema de la salud se habla de los avances del Plan Veracruzano de Desarrollo. Ya habíamos denunciado en otro comunicado que se trataba de un plan ideologizado, anti vida y anti familia. Los datos que revela el informe de gobierno, en el apartado de salud, manifiestan cómo se están poniendo en práctica algunos programas y capacitaciones para practicar abortos “legales”

Se presume como un logro la disposición de 30 hospitales distribuidos en todo el Estado, “donde las mujeres pueden solicitar la interrupción legal del embarazo”. Habría que preguntar el secretario de Salud cuántos “abortos legales” ya se han practicado en el Estado. El informe da a entender que en este primer año de gobierno la cifra supera los 10 mil. ¿A cuánto asciende entonces la cifra de muertos en este año en Veracruz? En nombre de la supuesta aplicación de la NOM 046 y de una aplicación manipulada del artículo 154 del Código Penal se está en realidad, trasgrediendo la Constitución del Estado de Veracruz. Esto es muy delicado.

Lamentamos que mientras por una parte la sociedad organizada ha expresado su voz en favor de la vida y ha detenido reformas que buscan legalizar el crimen del aborto, por otra parte, desde el sector salud, se estén implementando programas para establecer el aborto como un método legal violentando así el marco constitucional que protege la vida desde la concepción. Lamentamos que sean las mismas instituciones del Estado las que están cometiendo un ilícito. Las autoridades han sido elegidas para velar por el bien y la estabilidad de la sociedad no para atentar contra la vida de los seres humanos.

Es increíble que las mismas instituciones que deberían velar por el respeto por la vida, sean las mismas que están derramando sangre inocente al asesinar a los niños en el vientre materno.

(EL Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa)

Enlaces de interés