Ryuichi Yahagi expone en la Bienalsur, en Argentina

Purificación –Canto rodado falsificado– es el título de su obra

Karina de la Paz Reyes Díaz

Xalapa, Ver., 25 de octubre de 2021. Ryuichi Yahagi, escultor y académico adscrito al Instituto de Artes Plásticas (IAP) de la Universidad Veracruzana (UV), es uno de los ocho artistas que participan en la exposición Ecologías radicales, que forma parte de Bienalsur 2021, y se exhibe desde octubre y hasta el 5 de diciembre en el Museo MARCO La Boca, en colaboración con Fundación Tres Pinos, en Argentina.

“La exposición hace foco en problemáticas vinculadas a la explotación de recursos naturales y a las derivas extractivistas en territorios en riesgo. Las alianzas conceptuales y formales entre las obras ofrecen al visitante un acercamiento multifacético al problema de la explotación de los recursos naturales, inevitablemente marcados por dinámicas neocoloniales”, se lee en la página oficial del Museo.

En ella participan los artistas: Nuria Rodríguez (España), Ryuichi Yahagi (Japón/México), Juan Arturo García (México/Países Bajos), Juan Pablo Ferlat (Argentina), Sujim Lin (Corea), Aleix Plademunt (España), Pablo Javier Martínez (Argentina) y Frederico Filippi (Brasil).

La muestra del académico del IAP de la UV lleva por título Purificación –Canto rodado falsificado– y consta de 216 piezas, 108 que imitan a otras 108; es decir, 108 diferentes piedras pequeñas recolectadas en Japón que imitó con la piedra de Veracruz. Hay que tener presente que el número 108 es significativo para la sociedad japonesa.

“El 31 de diciembre, 108 timbres de campanas suenan en el templo, eliminando 108 pecados y alcanzando el Año Nuevo. El 31 de diciembre, 108 timbres de campanas que se llaman Joya no kane suenan con la oración del monje en el templo, eliminando 108 pecados y alcanzando el Año Nuevo.

”El proceso de producción de la piedra parece estar en consonancia con la naturaleza y también es como la meditación. Poner sonido de Joya no kane (Sonido de campana) silenciosamente en el espacio para que la gente pueda sentir esta experiencia con mis obras”, expone el artista.

En su texto de sala también plantea: “Mi trabajo es imitar a la piedra. Observar la piedra que estaba en la tierra y que parece tan irreflexiva y sencilla como para poder compararla con la vida de una persona, y poder imaginar la vida de esa piedra. Como resultado, parece que nos enfrentaremos a nosotros mismos en el mismo terreno, por la forma en que se desarrolla la piedra y el ser humano, los factores que alteran su vida, su forma y su existencia. Tal vez estoy aprendiendo varias cosas de la piedra mientras la tallo”.

Un punto más de los que deja a la reflexión en su texto de presentación: “Desde tiempos antiguos la piedra está siempre en nuestra sociedad, a veces utilizada como herramienta a veces como Dios en un tema de fe. Las piedras tienen el poder para atraer a la gente. Las piedras toman diferentes características de color y forma dependiendo de su origen. Aunque a menudo recojo piedras en el río y en la costa, si las tomas una por una, son ricas en expresiones, no puedes encontrar piedras iguales. Dependiendo de dónde se recoja, la forma, el color, el patrón, el peso y la textura son diferentes. Es igual que el ser humano”.

Enlaces de interés