Se debe reorientar sistemas educativos para evitar formar trabajadores obsoletos

La primera globalización ocurrió hace 500 años, cuando Eurasia y África llegaron a América, explicó José Ramón López-Portillo

David Sandoval Rodríguez

Boca del Río, Ver., 10 de noviembre de 2019.- La humanidad enfrenta un punto de inflexión y para asimilar el cambio las universidades deben reorientar su formación, afirmó José Ramón López-Portillo Romano, consultor de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para la diplomacia científica.

Como ponente inaugural de la Conferencia Internacional de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, A.C. (ANUIES) 2019, en la Universidad Veracruzana (UV), impartió la charla “La gran transición. Retos y oportunidades del cambio tecnológico exponencial y el papel de la educación superior para afrontarlas”.

Planteó que hace 500 años ocurrió la primera globalización cuando las culturas de Eurasia y África llegaron a América, transformando a la humanidad completamente.

López-Portillo Romano agregó que actualmente nos enfrentamos a una encrucijada más profunda y acelerada, lo que significa que estamos entrando a un punto de inflexión en el que tenemos dos caminos: la abundancia o el colapso.

El también Embajador de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) en el Reino Unido e Irlanda, recalcó: “Una cosa importante que tengo que decir: lamentablemente la mayor parte de los estudios y las conclusiones vienen de países desarrollados; son los que hacen los estudios y no sabemos lo que está pasando en México”.

La presencia de la tecnología en nuestra vida cotidiana, y prácticamente en todos los sectores, genera “una transformación de la economía global que implica una reducción de costos de producción y distribución a partir del crecimiento exponencial de Internet desde hace más de cuatro décadas”.

México representa tres cuartas partes de las industrias creativas digitales de América Latina y está al sur de uno de los mercados más grandes del mundo, que representa 500 mil millones de dólares, “pero ¿lo estamos utilizando? No lo suficiente”, apuntó.

Como lo está siendo Internet en el presente, la inteligencia artificial jugará un papel trascendental en un futuro inmediato, advirtió, “es la fuerza global transformadora más irreversible creada por la humanidad y quien no lo entienda va a terminar siendo irrelevante”.

Por ello “es urgente adaptar los currículums y reorientar la cultura empresarial para generar talento y aprendizaje permanente, e inducir a que los estudiantes puedan pensar computacionalmente”.

El ponente subrayó que la educación formal está bajo creciente presión por el cambio en la demografía estudiantil y la demanda, inclusive ingresan poblaciones con mayor edad a las instituciones.

“Ustedes están enfrentando la automatización que impacta las ocupaciones y la potencia de los sistemas digitales son aceleradamente mayores, esto deben tomarlo en cuenta para generar el talento humano”, manifestó José Ramón López-Portillo.

Al concluir la ponencia tomó la palabra la senadora Beatriz Paredes Rangel, integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología, quien compartió que se ha logrado reconocer como derecho constitucional el acceso a estos rubros.

Enlaces de interés