Es tiempo de encontrarnos con la misericordia de Dios

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

El pasado 9 y 10 de marzo de 2018 tuvo lugar en diferentes diócesis del mundo la jornada “24 horas para el Señor”. Se trató de una celebración penitencial para experimentar la misericordia de Dios a través del sacramento de la Reconciliación. Esta jornada penitencial forma parte de las diferentes iniciativas que la Iglesia Católica ofrece a sus feligreses como preparación cuaresmal para la Pascua.

En Roma, el Papa Francisco presidió esta celebración a la que asistieron miles de fieles. Luego de la Liturgia de la Palabra, el obispo de Roma dio inicio al sacramento de la Reconciliación. En primer lugar se confesó él mismo como todo penitente y después dedicó un poco de tiempo para confesar a algunos fieles ahí reunidos.

“El amor de Dios es siempre más grande de lo que podemos imaginar, y se extiende incluso más allá de cualquier pecado que nuestra conciencia pueda reprocharnos” dijo en su homilía el Papa Francisco.

El amor de Dios es la misma esencia divina, ya que San Juan, en su primera carta así define a Dios: Dios es amor (1 Jn 4, 8), el amor de Dios, agrega el mismo apóstol, consiste en esto: No en que hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados (1 Jn 4, 10).  San Pablo nos dice también que Dios nos amó, cuando aún éramos pecadores (Rom 5, 8).

El amor de Dios busca afanosamente que el pecador se convierta y viva eternamente. Se trata de un amor misericordioso, un amor que se conmueve ante nuestras miserias y perdona con una gran generosidad nuestros pecados.  También es un amor gratuito; este amor no se obtiene por nuestros méritos sino que proviene únicamente de la benevolencia divina.

El alegre mensaje que Cristo vino a revelarnos fue este: Dios ama a todas las personas, las ama con un amor increíble, un amor paciente y misericordioso, un amor absolutamente gratuito; un amor que desea la salvación y la vida eterna para todos sus hijos.

El pecado por su parte,  es lo que nos aparta de Dios y de los hermanos; Nos roba la alegría y la paz; nos divide interiormente y desfigura el rostro de Dios que hay en cada bautizado. El pecado nos hace rebeldes y nos llena de falsas seguridades. El pecado está en la raíz de todos los males.

Ante esta realidad desafiante del pecado está la misericordia infinita de Dios, que sale a nuestro encuentro para renovar nuestra vida y hacernos criaturas nuevas delante de él. No debemos olvidar que en el corazón de Dios nunca se apaga la misericordia y Dios nos ofrece siempre una oportunidad para empezar de nuevo.

Durante este tiempo de cuaresma, todos los decanatos de la Arquidiócesis de Xalapa ofrecen diversas iniciativas para encontrase con la misericordia de Dios, ¡no hay que desaprovecharlo! Como fue el caso de las “24 horas para el Señor”, en estos días previos a la Semana Santa los sacerdotes ofrecen jornadas de confesiones, Todos los presbíteros de alguna zona pastoral asisten a alguna parroquia para administrar el sacramento de la Reconciliación con Dios a todos los fieles que lo soliciten.

Es conveniente disponerse interiormente para este encuentro sacramental con Dios, cuya pascua celebraremos al final de la cuaresma.

Es tiempo de renovarnos interiormente, de encontrarnos con la misericordia de Dios y de experimentar la reconciliación con Dios y nuestros hermanos.

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el Director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa)

Enlaces de interés