Tiene razón, doña Beatriz

Salvador Muñoz

Los Políticos

Salvador Muñoz

A lo mejor a mucha gente, empezando por quienes se consideran oposición al sistema en el poder, no les ha caído el 20 de que la señora Beatriz Gutiérrez Müller no es la Primera Dama de México, aunque en descargo de sus críticos, vale igual enfatizar que si bien, no tiene injerencia (suponemos) en las decisiones de Andrés Manuel López Obrador (¡es en serio! uno supone eso), su posición civil le obliga a cuidar cada una de sus respuestas, decisiones, acciones y más si las hace públicas.

Está de más decir que hablamos del “No soy médico”, respuesta que da doña Beatriz al cuestionamiento de José David Guerra Muñoz: “¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer? Gracias por su respuesta”.

La respuesta de doña Beatriz se puede considerar certera, aunque desde otra óptica, puede estar equivocada… me explico y vamos por partes:

Es cierto, la señora no es Médico, pero… (¡hijo de la chingada! ¡Qué incómodo es ese “Pero”!) en las ansias de Matador de doña Beatriz, se deja llevar por su hígado y responde mal, erróneamente porque si nos atenemos a la petición precisa de José David, él pregunta cuándo atenderá personalmente a los padres…. ¡a los padres! que creo están lejos de pedir un diagnóstico médico y sí exigir ser escuchados, que atiendan sus demandas, porque de un modo u otro, sus hijos tienen la atención de un Doctor…

El problema de los padres es otro… o son muchos… un ejemplo de lo que podrían estar sufriendo en estos momentos, asegura Armando Lozoya (@ArmandoLozoya4), es la consecuencia que hubo cuando el gobierno cerró las instalaciones de la farmacéutica PISA, uno de los principales productores de medicina para niños con cáncer. Con esto, la dosis que antes se conseguía en 150 pesos a la semana, hoy, si es que la hay, cuesta casi los tres mil pesos…

Luego entonces, el “No soy Médico” es cierto, porque no está dentro de los múltiples quehaceres que presume doña Beatriz, como es ser escritora, cantante, profesora y repostera, pero nadie le pidió su intervención como Médico, sino más bien supongo que lo que se pretendía, era que actuara no como Primera Dama (ya está dicho que no lo es y ella igual no lo acepta), sino como la Esposa del Presidente de México…

Quizás la señora no lo entienda, pero en nuestro colectivo político-social tiene autoridad moral por ser quien es, la esposa del Presidente, sin que el que escribe, pretenda caer o predisponer un escenario patriarcal, por eso se le pide que atienda a unos padres, a unas madres, que quizás esperan ayuda económica, sí; pero también apoyo, comprensión, atención de un gobierno que hizo su apuesta en una frase: “Primero los pobres”… ¡Ups! ¡Claro! Ahí está el error… no dijo “Primero los niños enfermos”…

¡Conste! No se le pide a la señora Beatriz una respuesta política, porque es evidente que lejos está de serlo; pero sí una respuesta atenta, cortés y si puede, inteligente… sólo si se puede, porque lamentablemente es una figura pública, lo quiera o no, y por lo mismo, sus acciones han de repercutir de un modo u otro, en su esposo, el Presidente de la República, a quien con ese “No soy Médico”, le apestó la celebración de sus dos años de haber ganado la elección…

La dinámica tuitera de Gutiérrez Müller nos deja dos enseñanzas:
1.- Doña Beatriz es escritora, cantante, profesora, repostera y esposa del Presidente… mas no Médico.

2.- Doña Beatriz igual nos deja en claro con su comportamiento público que no es la Primera Dama… quizás para estar ad hoc con la 4T sea una Dama de Cuarta.

[email protected]

Enlaces de interés