Una Semana Santa especial

Jose Manuel Suazo Reyes

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Con la celebración del Domingo de Ramos o de la Pasión del Señor nos introducimos en la Semana Santa. Para el mundo católico este periodo es el más importante del año litúrgico porque en él vivimos los misterios que nos han dado la salvación: los misterios de la Pasión, la muerte y la resurrección de Cristo. Con su muerte y su resurrección, Cristo nos ha redimido, él nos ha reconciliado con Dios. 

El misterio pascual de Cristo tiene como fundamento la misericordia de Dios; ha sido el amor de Dios por nosotros lo que ha motivado la revelación de Dios. Cristo nos ha revelado cuanto nos ama nuestro creador, al grado de entregar a su propio hijo para nuestra salvación. Por eso dice la Escritura: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su hijo unigénito para que todo el que crea en él tenga vida eterna” (Jn 3, 16). 

Ciertamente esta Semana Santa será muy especial dada la contingencia sanitaria que estamos viviendo; la Iglesia no deja de celebrar la Semana Santa, sólo la celebrará de otra manera. Los sacerdotes celebrarán los oficios estrictamente litúrgicos sin presencia de fieles laicos y con ritos breves. Los feligreses, por su parte, se unirán espiritualmente desde sus hogares a través de los medios de comunicación, la TV, la radio y por medio de las plataformas digitales disponibles. La Iglesia seguirá alimentando la fe de sus feligreses, ahora de esta forma muy especial. 

La Semana Santa se abre con el Domingo de Ramos. Esta celebración conmemora por una parte la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén y por otra nos relata la pasión de Jesús. El primer momento es un momento de júbilo y alegría; el segundo en cambio, es un momento de profunda reflexión donde se nos invita a escuchar con mucha devoción lo que sucedió en los últimos días de la vida de Jesús aquí en la tierra. 

Otro momento litúrgico de la Semana Santa es la celebración del Triduo Pascual. El triduo pascual conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús. 

 El Triduo Pascual comienza el Jueves Santo con la misa de la cena del Señor. Este momento recuerda la institución de la Sagrada Eucaristía y del Orden Sagrado. El jueves santo es una ocasión para meditar en el servicio a los demás, como expresión de amor. 

El viernes santo recordamos la muerte de Jesús. En este día la Iglesia no celebra el Sacrificio eucarístico, sólo distribuye la sagrada comunión. La celebración litúrgica se le conoce como la celebración de la pasión del Señor que tiene tres grandes momentos a saber: la liturgia de la palabra, la veneración de la cruz y la sagrada comunión. 

El sábado santo celebramos la vigilia pascual, es la celebración con la que se culmina la pascua. La vigilia pascual es la vigilia más importante del año litúrgico porque en ella celebramos la resurrección de Jesús, el misterio central de nuestra fe. La vigilia pascual contiene también varios momentos importantes, estos son: el lucernario, la liturgia de la palabra, la liturgia bautismal y la liturgia eucarística. 

Estamos viviendo tiempos difíciles que nos han llevado a pensar en lo más valioso que tiene una persona: el valor sagrado de la vida humana; a darnos cuenta que nuestra vida es muy frágil y que somos corresponsables unos de otros; también nos damos cuenta de que nos necesitamos y de que no podemos vivir aislados; en estos días de la llegada de este virus estamos reconociendo el valor de la familia; la familia es el lugar más seguro a donde acudir y refugiarse. 

Agradecemos al gobierno del Estado de Veracruz que los oficios de esta Semana Santa, presididos por Mons. Hipólito Reyes Larios, serán transmitidos a través de Radio Televisión de Veracruz RTV), desde la catedral de Xalapa. RTV transmitirá, además, las misas dominicales que restan de este mes de abril. Agradecemos además a las estaciones del grupo Oliva Radio, de Avanradio, Molina Comunicaciones y Teleclick de Al Calor Político por sus transmisiones en vivo de la celebraciones litúrgicas. La Arquidiócesis de Xalapa seguirá transmitiendo a través de sus diversas plataformas digitales. 

Que la celebración de la Semana Santa nos lleve a reforzar nuestra espiritualidad para sanar también el corazón y la mente de todas aquellas cosas que también destruyen el interior. Que la cruz de Cristo nos libre de los signos de muerte que nos acechan. 

(El Pbro. José Manuel Suazo Reyes es el  Director
de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa)

Enlaces de interés