¡Vaya fichaje que hicieron los azules!

Arturo Reyes Isidoro

Prosa aprisa

Arturo Reyes Isidoro

El día era radiante, soleado, lo que permitía una perfecta claridad a lo lejos y hacia abajo desde la altura.

Regresábamos de un recorrido de trabajo y en pocos minutos el helicóptero dejó atrás la vasta zona de la cuenca del Papaloapan para adentrarse en la Mixtequilla.

Luego de una amena plática que había servido para consumir parte del tiempo del vuelo, se había hecho el silencio y sólo se escuchaba el rotor de las hélices de la nave.

De repente una exclamación, que casi se aproximó a un grito de sorpresa, nos hizo reaccionar:

“¡Qué bárbaro. Qué es eso, ¿de quién es eso?!”, preguntó Fidel Herrera Beltrán, entonces gobernador de Veracruz.

Los ocupantes del helicóptero volvimos la vista hacia abajo y vimos desde el aire un terreno de gran extensión ¡completamente bardeado!

Al Tío Fide no le había sorprendido el tamaño del terreno sino que estuviera totalmente bardeado.

No faltó quien de inmediato lo sacó de la duda: “Señor, es el rancho de Mario Tejeda”.

“¡Qué! ¿Del que le cuenta chistes y hace reír a Amadeo? Se ve que le ha dado duuuro a la piñata. Pues cuánto le costaría bardear todo”.

Obviamente, Fidel se refería a meterle la mano al cajón cuando dijo que le había dado duro a la piñata. Usaba un lenguaje metafórico. Hablaba de la piñata presupuestal.

A su vez, a mí me sorprendió que se sorprendiera un verdadero experto en piñatas presupuestales; experto además en darle duro con el palo y quebrarlas.

El Mario Tejeda de la anécdota, el que sorprendió al propio gobernador de Veracruz, es el mismo que se acaba de constituir en la última brillante adquisición del candidato panista a la gubernatura, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Encabezando su membrete Vía Veracruzana, el amanuense de Amadeo Flores, junto con parte del grupúsculo que lo conforma, se puso la camiseta azul el sábado pasado.

Seguramente será parte del “cambio”, del combate a la corrupción, el prototipo de la honestidad que necesitaba la campaña yunista azul.

Pero no fue el único fichaje del yunismo en el poder.

La semana pasada, en las redes sociales circuló la fotografía de otro ilustre impresentable de la política veracruzana, Alfredo Tress Jiménez, dirigente que fue del desaparecido partido Alternativa Veracruzana, abrazando también al candidato azul para presumir que se sumó a su campaña.

El 20 de agosto de 2015, en “Prosa aprisa” pinté quién es.

Venía entonces la renovación de los poderes Ejecutivo y Legislativo del Estado “y quienes han hecho de la política una mercancía, una moneda de cambio, han empezado a enseñar ya el cobre”, dije en aquella fecha.

Narré que un día antes, “alegre e ingenuamente”, el dirigente estatal del PAN, José de Jesús “Pepe” Mancha Alarcón, en conferencia de prensa en un café de Xalapa había anunciado que su partido y Alternativa Veracruzana (AVE) estaban “generando un acercamiento de ideologías” para “rescatar a Veracruz”, esto es, para tratar de ganar la gubernatura así como obtener el control del Congreso local.

Mancha se hizo acompañar por Tress quien nunca negó que su organización política y el blanquiazul estuvieran en vías de conformar “un gran frente, una gran alianza para participar en las próximas elecciones” juntos.

Era obvio que este “demócrata” estaba utilizando a los ingenuos del PAN para hacer presión a fin de que lo llamaran del Palacio de Gobierno o de la Casa Veracruz y ver qué o cuánto podía sacar de provecho, como sucedió, porque horas más tarde se hizo circular una fotografía donde aparecía acompañado del gobernador Javier Duarte de Ochoa, foto acompañada por un encabezado que decía: “AVE refrenda su alianza con Javier Duarte” y por un “pie” en el que se remarcaba que: “La única alianza es con el Gobernador Javier Duarte”.

En aquella columna, rematé con lo siguiente, que tiene plena vigencia:

“Este es un claro ejemplo de cómo la política, su ejercicio en Veracruz, se ha degradado con esta clase de dirigentes, verdaderas lacras de la política, sin principios, sin valores, sin ética, sin convicciones, sin escrúpulos, que se venden al mejor postor, que por la mañana dicen y hacen una cosa y por la tarde dicen otra y cambian de actitud y… sólo usan la política para hacer negocios o para ver qué y cuánto se pueden llevar para su provecho personal.

Este señor por la tarde estaba abrazando al que por la mañana había criticado. Crítico por la mañana, entreguista por la tarde. Por estos mercachifles de la política Veracruz está como está. Sólo merecen el repudio popular”.

Estas son las estrellas de la política veracruzana que llegaron para enriquecer la campaña del candidato panista.

Pero es de esperarse que en unos días más, cuando comiencen las campañas, el yunismo azul salga a hablar de cambio, de combatir la corrupción, de adecentar la política, de que no habrá impunidad, etcétera, etcétera.

Andrés Manuel López Obrador debe estar feliz. Ya le dieron tema para cuando venga dentro de catorce días. Los morenos ya lo deben estar documentando.

Victoria legal pírrica                  

¡Uf, uf y recontrauf! Con un gran despliegue mediático se informó que finalmente el Gobierno del Estado se quedó con los bienes presuntamente de Karime Macías que la Fiscalía “aseguró” en una bodega de Córdoba. Ello luego de que la esposa de Javier Duarte no se presentó a reclamarlos al vencerse la fecha legal para que lo hiciera.

Aparte del famoso “diario” cuyo contenido se prestó a chunga, en su momento de hecho se determinó que no había cosas de mayor importancia, lo que llevó a que la prensa crítica dijera que se trataba de puras “chácharas”, provocando el enojo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares quien reviró ofreciendo una conferencia de prensa y anunciando la creación de una página web donde enlistaría los bienes y riquezas del robusto exgobernador.

A ver quien quiere comprar ahora esas bagatelas que incluye unos cuadros  obras de arte… pero kitsh, cursis, baratas, ramplonas, de mal gusto. Se trata, sin duda, de una victoria legal, pero pírrica.

¿Otro rancho que se “cae”?

En dos entregas diferentes he narrado el caso del presunto rancho y la presunta cuadra millonaria de caballos pura sangre que en su momento la Fiscalía y el Gobierno del Estado presumieron con gran escándalo mediático que habían decomisado a Karime Macías.

Una investigación del reportero Noé Zavaleta de la revista Proceso puso en claro que ni se trató de un rancho ni de una cuadra de la exprimera dama de Veracruz, sino del Club Hípico Briones asentado en terrenos ejidales y de caballos propiedad de los socios, con excepción de dos yeguas que presuntamente sí eran de Karime, animales que no valían el millón y medio de pesos que pregonaron sino cuando mucho 250 mil pesos.

Ante el reportaje, las autoridades guardaron silencio.

El pasado 26 de marzo, nuevamente con gran escándalo mediático se anunció el decomiso de otro rancho, “La Cartuja” en el municipio de Naolinco, ahora presuntamente del exSecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, pero que estaría a nombre de su hermano Miguel y que tendría un valor de 40 millones de pesos.

Ayer el portal e-consulta.com Veracruz informó que la familia de Bermúdez Zurita obtuvo un amparo para ser citados con carácter de investigados o imputados dentro de la carpeta de investigación iniciada por la Fiscalía General del Estado (FGE) a raíz del caso del citado inmueble.

“En los autos de este lunes, 16 de abril, el juez federal del juzgado decimoséptimo con sede en Xalapa solicitó a la FGE abstenerse de ejercer acción penal contra los familiares del exservidor público ‘para evitar que se agote esa etapa sin que se permita a la parte quejosa ejercer su derecho de defensa’”, se asentó en la nota.

A ver si no resulta que se trata de otro palo de ciego mediático y electorero, lo que sabremos con certeza si los familiares de Bermúdez demuestran el origen legal de los recursos con el que compraron el rancho.

Enlaces de interés