Veracruz, el mandato de las urnas

Rebecca Arenas

Agenda Ciudadana

 

                                               Veracruz, el mandato de las urnas

                                                              Rebecca Arenas

El voto mayoritario de los veracruzanos el pasado domingo fue por la alternancia. Un mandato resuelto, para acabar de una vez por todas, con la secuela de corrupción, abuso e impunidad que han prevalecido en el Estado durante los últimos doce años,  hundiendo a la otrora floreciente entidad,  en una crisis económica, política y social de tales proporciones, que ha lastimado a la sociedad veracruzana, abandonándola a su suerte.

Muchos afirman que fue el hartazgo lo que hizo perder al PRI, están en lo cierto. Han sido doce años de abusos y engaño, de excesos y desvíos, de represión y violencia, todo ello en la mayor impunidad, el mayor incentivo para seguir delinquiendo. Doce años de severos daños que han generado el  repudio ciudadano hacia los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte, terminaron salpicando al PRI y a su candidato Hector Yunes, quien no ha podido revertir en una breve campaña, el profundo encono social acumulado. Desde esta perspectiva, no debiera sorprender a nadie lo que acabamos de vivir en Veracruz.

La alternancia es un fenómeno político electoral que se produce en todas partes del mundo y también en nuestro país, en donde ya la hemos visto ocurrir en la presidencia de la Republica y en la gran mayoría de las entidades en los gobiernos estatales y municipales. La gente vota a favor de la opción política que mas le genera confianza, por las propuestas del candidato, y en contra del mal desempeño del gobierno en funciones. Veracruz hasta el domingo pasado, era una de las cinco entidades en el país, que no había vivido la alternancia, y a pesar de que su llegada ha consternado a no pocos políticos –sobre todo de la vieja guardia- tampoco es el fin del mundo. Se trata de un cambio de timonel en el timon del gobierno, porque el timonel que esta, por irse, no funciono.

Eso es lo que paso en Veracruz el pasado domingo, la ciudadanía se harto de los que estaban, de sus abusos, de sus excesos, de su pésimo gobierno y los echo fuera, con un mandato expresado en las urnas que dice: “Vamos por una opción distinta, que sepa gobernar, que sea respetuosa de la ley, que nos genere beneficios, que nos trate con respeto, que nos cumpla, que nos sirva”.

Lo importante a destacar ahora, es que el repudiable comportamiento de ambos gobernantes, Herrera y Duarte, por ningún motivo debe aceptarse como algo inevitable que ya ocurrio y se echa al olvido con resignación. Hay una responsabilidad legal y moral a la que ambos deben responder, para que se les enjuicie penalmente y paguen con cárcel por los daños cometidos, y no solo eso, para que devuelvan al pueblo de Veracruz lo que le han robado.

Un factor determinante para el triunfo de Miguel Angel Yunes Linares, fue su compromiso con los veracruzanos de no dejar impunes los actos criminales cometidos por Herrera y Duarte, y aunque se dice con sorna que ambos son delincuentes y no tarugos,  y que a estas alturas ya se habran protegido borrando toda huella de sus delitos, Yunes Linares es un político hábil y experimentado, además de abogado, que sabra encontrar el hilo conductor que lleve a esos sátrapas de la política a prisión, y los obligue a la reparación del daño. Esto además de constituir un desagravio a la población veracruzana, será una lección ejemplar, la única capaz de evitar que el mal se repita.

Miguel Angel Yunes tiene hoy la confianza de los veracruzanos  que votaron por el,  y la de los que no lo hicieron, pero que de pronto han descubierto, que no hay mal que dure cien años, si hay quien tenga los arrestos de comprometerse, en serio, a aplicar la ley. No se trata de caceria de brujas, ni de venganzas personales, se trata de aplicar la ley para resarcir a los veracruzanos de sus muchas perdidas.

Yunes Linares ha llamado a tirios y troyanos a la unidad y los veracruzanos, sin duda le tomaran la palabra pero le exigirán que cumpla la palabra empeñada de no dejar sin castigo a los malos gobernantes que en lugar de servir a Veracruz, se sirvieron para beneficio propio y con la cuchara grande.

Hay mucho por hacer y recomponer en una gubernatura de dos años, sobre todo porque en Veracruz, hoy por hoy, no hay un solo rubro que marche de forma mas o menos aceptable. A los pendientes de descomunales deudas de miles de millones de pesos que podrían arrastrarse durante décadas, debido a que el gobierno de Duarte pidió préstamos dejando como garantía las participaciones federales de los próximos 30 años, hay que agregar la crisis de delitos al alza: de abuso de poder policiaco y vinculación de alguna policía con el crimen organizado, y la desaparición, tortura y muerte de periodistas que ha convertido a Veracruz en la primera entidad del país, cuyo gobierno –de Javier Duarte- reprime violentamente la libertad de expresión, que hoy se conmemora. Mi mayor solidaridad hacia todas las victimas de este gobierno, los presentes y los ausentes..

Un reto muy difícil, el que tiene por delante el candidato ganador Miguel Angel Yunes Linares, quien se ha comprometido a garantizar espacios a la ciudadanía para llevar a cabo acciones de contraloría social a su ejercicio de gobierno. Bienvenido este compromiso inicial que impulsara de forma sustantiva la participación ciudadana, hoy por hoy, el único contrapeso al monopolio del poder omnímodo de políticos y gobiernos. Esperemos que cumpla su palabra.

   [email protected]

Enlaces de interés