Veracruz, reñido. Charla con Roy Campos.

Alejandro Aguirre

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

Sostuve una plática con Roy Campos, Presidente de Consulta Mitofsky, y sin encuestas de por medio, es decir, basado en su percepción, me dijo lo que he sostenido anteriormente en este espacio: la elección para Gobernador en Veracruz no será un “día de campo”, “pinta” para ser una de las más cerradas a disputarse este próximo primero de julio.

Y es cierto, con lo que se observa hasta el momento, habría que ser necio para creer que el ganador no saldrá de entre el panista Miguel Ángel Yunes Márquez, y el de Morena, Cuitláhuac García, sin posibilidad considerable de José Yunes por recuperar Veracruz para el PRI. ¿Las cosas pueden cambiar? Sí, claro. En la democracia mexicana todo puede pasar, pero se antoja complicado.

Tiene razón Roy Campos, estando el PRI en Los Pinos, López Obrador ganó en Veracruz cuando buscó ser Presidente en el 2006. El tabasqueño ya sabe lo que es vencer en tierras jarochas. La coincidencia de elecciones (Federal y estatal) le viene muy bien a Cuitláhuac García, pues el sólo empuje del “peje” lo puede llevar a ganar, más aún cuando en los pasados comicios, sin el probable “efecto dominó de AMLO”, el morenista obtuvo más de 800 mil votos.

La probabilidad para Morena de ganar la Gubernatura en Veracruz es alta, pero hay otro que tiene muchas opciones de vencer: el hijo del Gobernador. El proyecto del “Yunes papá”, antes de ganar en el 2016, era que después de él seguiría uno de sus hijos, más aún cuando su mandato no duraría más de dos años.

Miguel Ángel Yunes Linares no ha parado de hacer campaña pensando en su relevo para el 2018. Después de ganar la Gubernatura, no tuvo más que darle continuidad a aquello que lo llevó al poder: aprovechar el descontento por Javier Duarte encerrando a sus ex funcionarios de alto rango.

Lo que hace fuerte y débil a Miguel Yunes Márquez es justamente su padre, Miguel Yunes Linares. Sin embargo, tomando en cuenta que el juicio de Javier Duarte fue aplazado 6 meses más, y el siguiente paso procesal podría efectuarse hasta el 31 de julio, o sea, después de la elección, ambos Yunes harán uso de ese factor en su beneficio.

Coincido con el titular de Consulta Mitofsky: dirigirnos al ex alcalde de Boca del Río como “el hijo del Gobernador” y no por su nombre, ya es “afectación”, aunque dicha “afectación” puede ser “para bien o para mal”. Es cierto, la campaña de Yunes Márquez lleva más de año y medio, la de Cuitláhuac García también, pues AMLO no ha dejado de visitar Veracruz; hasta en eso, ambos candidatos estatales van parejos.

Cierto es que el PRI en Veracruz es quien la tiene más complicada, tanto por el descrédito del tricolor a nivel nacional, como por el desgaste del Gobierno Federal en la opinión pública, sin embargo, José Yunes, que es un buen candidato, no dejará de acechar al otro Yunes y a Cuitláhuac García, aprovechando cualquier yerro que cometan para ganar votos, y en un descuido, ¿por qué no?, brincar posiciones.

Concuerdo con Roy Campos, hay tres gubernaturas que de inicio se ven muy competidas en el análisis político, sin encuestas de por medio: Puebla, Yucatán y Veracruz. Yo le agregaría, sin mucho temor a equivocarme, que dejando de lado la Presidencial, Veracruz vuelve a ser la gran “joya de la corona”.

[email protected]

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Enlaces de interés