¿Debe Veracruz revertir la coordinación fiscal con la federación?, o ¿es una idea sin fundamento?

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

Arturo Francisco Gutiérrez Góngora

La Coordinación fiscal nace en México con el fin básico de evitar la doble tributación, esto es, que un solo nivel de gobierno, en este caso el federal, sea el que establezca los impuestos universales y distribuya entre los gobiernos locales, los recursos que “en teoría” deben corresponder a cada uno de ellos.

Así, la Federación diseña los impuestos a la renta (ISR) y al valor agregado (IVA), entre otros, los administra y los fiscaliza, para ello creó el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

La distribución entre los estados de la recaudación de esos ingresos se realiza a través de “participaciones” y “aportaciones” los cuales financian el gasto de cada gobierno local, destinando el recurso al fin específico que establecen las leyes.

La Constitución de nuestro país, permite que cada estado establezca los impuestos que considere necesarios por lo que des coordinarse es posible, sin embargo la misma Constitución reserva algunos bienes para que sean gravados exclusivamente por la federación, como es el caso de la Energía eléctrica, Producción y consumo de tabacos labrados; Gasolina y otros productos derivados del petróleo; Cerillos y fósforos; Aguamiel y productos de su fermentación; y Explotación forestal y Producción y consumo de cerveza. Las entidades federativas participamos de la recaudación de los impuestos a estos bienes pero estamos impedidos a gravarlos. Romper el pacto fiscal no nos dará acceso a esos recursos.

Romper el pacto federal también lleva a considerar el establecimiento de medidas que llevan un importante costo. Tendremos que contar con un sistema de administración de los “impuestos veracruzanos” que serán aprobados por el congreso local, y el diseño de los mismos, no es menor. ¿Cómo tratar las compras foráneas de insumos para los empresarios veracruzanos? ¿Serán deducibles? ¿Si vivo en Ciudad Mendoza y trabajo en Puebla, pagare impuestos adicionales por la residencia en este estado, me permitirán acreditar los que me retiene mi patrón en Puebla? ¿Cambiaremos el mecanismo de acreditación en el IVA para que no se acrediten las compras en el “extranjero” esto es, Fuera de Veracruz? O estableceremos mejor un impuesto local al consumo final como el que existe en el vecino país. ¿No olvidamos de gravar el petróleo o ponemos un impuesto al extractor del mismo con un impuesto adicional al que cobra la federación, pasando por encima de la Constitución? Pero hay algo más grave que el diseño de la política y administración de los impuestos.

Resulta que Veracruz ha venido aportando a la producción nacional, al PIB, entre 4 y 5 por ciento del total. A cambio, la federación ha aportado más del 6 por ciento del total de recursos distribuidos a nuestra entidad.

El último estudio publicado por el INEGI sobre el Producto Interno Bruto de las Entidades Federativas se encuentra a disposición del público en general y señala que Veracruz aportaba 4.6 por ciento de la producción al total nacional, es decir participaba con el 4.6 por ciento del Producto Interno Bruto (http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/Productos/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/historicos/2104/702825169008/702825169008_2.pdf.)

En septiembre de este año, la Federación distribuyó entre las entidades federativas 53.9 miles de millones de pesos por concepto de participaciones y 52.1 miles de millones de pesos por concepto de aportaciones, lo que significa 106 miles de millones de pesos.

A Veracruz le tocaron 3,750.6 millones de pesos por aportaciones y 2902.2 millones de pesos por concepto de participaciones, es decir, 6,652.8 millones de pesos, lo que significa 6.3 por ciento del total, porcentaje, por mucho, superior al que se aporta en el PIB.

Incrementar los recursos para igualarlos a los ahora obtenidos será, sin duda, gran reto a los administradores de los impuestos veracruzanos.

Con base a la información aquí presentada, la idea de romper el pacto fiscal y revertir la coordinación me parece una propuesta al vapor y sin un fundamento sólido. Espero la publicación de la investigación que me desmienta.

La Rectora de nuestra máxima casa de estudios, entregó en fechas pasadas el Plan Veracruzano de Desarrollo vigente en los próximos dos años, también dio posesión al nuevo Secretario de Administración y Finanzas, C.P. Gerardo García, a quien felicito sinceramente, solo resta, para nosotros los economistas que nombre al Director de nuestra Facultad, todos los candidatos cuentan con los atributos para ser seleccionados, por lo que sugiero aplicar la regla de que en las democracias el que tiene más votos es el que gana, para muestra las elecciones del vecino país.

Enlaces de interés