* Andrés Manuel y Fidel, ¿lo mismo? 

Filiberto Vargas Rodriguez

Punto de Vista 

Filiberto Vargas Rodríguez 

Prefacio.

Por quinto mes consecutivo el promedio diario de personas asesinadas en el país se incrementó y el mes de mayo, con casi 2 mil 500 víctimas, es el que ha acumulado más homicidios en lo que va del actual sexenio. *** Un informe de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana federal señala que en el mes que recién concluyó se registraron dos mil 462 personas asesinadas, lo que significa un promedio de 79.4 homicidios perpetrados por día. *** Este mismo mes es además el más violento durante el mismo período en lo que va del sexenio. Los asesinatos superan a los de mayo de 2019 cuyo saldo (según el mismo registro) fue de 2 mil 384 homicidios, y a los de mayo de 2020 que dejó 2 mil 423 casos registrados. *** A pesar de estas cifras, el gobierno federal se niega a admitir que el problema tendrá una incidencia en las elecciones el próximo domingo. *** La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que la violencia registrada en los últimos meses contra aspirantes y candidatos no tiene motivaciones electorales, y aseguró que hay condiciones para una jornada electoral pacífica este 6 de junio. *** La funcionaria insistió en que los ataques han sido contra candidatos de todos los partidos y que “en la enorme mayoría” no hay relación alguna con el proceso electoral: “Son hechos reprobables, sus autores deben ser castigados con todo el rigor de la ley, pero, hasta donde tenemos información, no tienen una motivación electoral”, dijo. *** No deje de acudir a votar el próximo domingo.

La narración que hace en su más reciente análisis el periodista Salvador García Soto sobre el comportamiento del Presidente López Obrador, me llevó de manera automática a recordar s actitudes que mostró el veracruzano Fidel Herrera Beltrán cuando, luego de más de tres décadas de buscarlo, consiguió hacerse del cargo de Gobernador del Estado.

Narra Salvador García Soto:

“… algo que caracteriza al gabinete de López Obrador es que esos pleitos entre integrantes y a veces al interior de las mismas secretarías, suelen escalar e intensificarse, ante la escasa o a veces nula intervención del presidente que, a pesar de saber que hay confrontaciones y luchas entre sus colaboradores, rara vez interviene para llamar al orden o para dar un manotazo, sentar a la mesa a los peleoneros y solicitar que cesen enfrentamientos que, en muchos casos pasan de lo político y anecdótico a afectar el desempeño público de los funcionarios involucrados. Un indicador de que al presidente no le molesta ver que haya diferencias entre sus colaboradores, es la estrategia que él mismo implementó desde el arranque de su administración en la que a cada secretario le nombró como subalternos, ya sea subsecretarios, oficiales mayores, contralores o encargados de los asuntos administrativos, a personajes cercanos a la Presidencia y de toda su confianza que, insertados por fuerza en los equipos de las secretarías y dependencias, juegan un papel de ‘cuñas’ o contrapesos para los titulares de las áreas de gobierno, que además le reportan directamente al presidente y no a su jefe inmediato”.

Tuve la oportunidad de seguir de cerca el desempeño de Fidel Herrera como gobernador. Debido a que no lo había tratado en persona, me di a la tarea de recabar información sobre su forma de ser, con muchos de sus colaboradores.

Varios de ellos coincidieron en que Fidel Herrera no sólo no evitaba las confrontaciones entre los miembros de su equipo de trabajo, sino que, por el contrario, en muchos casos él mismo las provocaba. La explicación, por su sencillez, era por demás elocuente: “de esa manera garantizaba que no se coludieran entre ellos para actuar a sus espaldas”.

Son legendarias las rencillas entre personajes como Jorge Carvallo, Javier Duarte, Érick Lagos y Salvador Manzur.

También es conocido que a cada secretario de despacho le incrustaba servidores públicos leales al propio gobernador, a los que les hablaba de manera directa y les giraba instrucciones que, en principio, desconocía el titular.

¿Cómo evitar que esa práctica de Fidel herrera te generara conflictos con tu jefe?, le pregunté a un subprocurador.

“Simple. Una vez que colgaba con el gobernador, le llamaba a mi jefe y lo ponía al tanto. Sólo para que estuviera enterado, pero la tarea la cumpliría yo, pues así lo dispuso el propio Fidel”.

Otro detalle que retrata con exactitud el estilo de hacer política de Fidel Herrera, es lo que García Soto narra lo que le dijo un líder parlamentario de Morena sobre los rumores de cambios en el gabinete:

“No va a cambiar a nadie, primero porque a él no le gusta hacer cambios porque los ve como una señal de debilidad; y segundo, y lo más importante, porque no tiene necesidad de cambiar a ningún secretario ¿para qué los va a cambiar si todos le son incondicionales y le funcionan? Al final el gabinete como tal no existe, porque todo lo decide el presidente personalmente, no los secretarios”.

En su momento cuestioné a varios de los servidores públicos del “primer círculo” de Fidel Herrera. “Me extraña –les dije- que hayamos platicado tantas veces y en ninguna de ellas hayan salido a abogar por el gobernador, a pesar de las severas críticas que le he hecho”.

Con diversos matices, pero la respuesta fue la misma: “Si no nos lo ordena el jefe, ni de locos nos metemos a mediar. Él es su propio jefe de prensa. En el momento en el que quiera hacer una observación a tus comentarios, con seguridad tomará el teléfono y él personalmente te llamará”.

Andrés Manuel López Obrador y Fidel Herrera Beltrán son casi contemporáneos (el veracruzano es 4 años y 8 meses mayor). Se formaron en la política, en los tiempos del populismo priista, en la década de los ’70 y de aquel entonces tienen esa forma tan peculiar de ejercer el poder.

Fidel dice que ya está retirado (muy pocos se lo creen) y Andrés Manuel promete hacerlo cuando deje la Presidencia (¿será en el 24?).

Epílogo.

La Secretaría de Salud federal reportó este jueves 2 mil 894 nuevos casos de Covid-19 en México, lo que representa un acumulado de 2 millones 426 mil 822 contagios documentados. *** La cifra de defunciones aumentó a 228 mil 362 tras registrarse 216 nuevos decesos, respecto a los notificados un día antes. *** El director de Epidemiología, José Luis Alomía, aseguró que la epidemia a nivel nacional está conformada por 19 mil 696 casos activos que comenzaron a presentar signos y síntomas de esta enfermedad en los últimos 15 días. *** Hasta el momento han sido vacunadas contra Covid 23 millones 200 mil 887 personas con medio esquema o esquema completo de una o dos dosis dependiendo del tipo de vacuna que se aplique, lo que representa una cobertura de apenas el 26% del total de la población mayor de 18 años.

[email protected]

Enlaces de interés