Falacia relativista  

Rosario Hemida Ponce

Por Mtra Rosario Hermida Ponce   

**-Mucho se está hablando de la tercera ola de contagios por el Covid-19, sin embargo, y a pesar de que las autoridades sanitarias han declarado que dichos contagios van en aumento, al parecer, la población ha “bajado la guardia”.

**-Quizás la ciudadanía está a la espera de que sea nuevamente el gobierno el que cierre todos los centros comerciales y se vuelva a paralizar la ciudad, ya que salen a las calles sin tomar en consideración las acciones preventivas que ya se conocen y que el gobierno y los especialistas han dado a conocer.

**-Se tiene conocimiento de la letalidad del virus, cada día sale a la luz nuevos descubrimientos acerca de su comportamiento, evolución y mutación, lo que lleva a los especialistas a buscar nuevas formas de atacarlo o detenerlo.

**-Hoy día, además de las anteriores variantes, se habla de una más contagiosa y mortal: el virus Delta, el cual ataca a jóvenes y niños, los cuales, no han sido vacunados porque supuestamente el virus no se propagaba entre este grupo, además de que la vacunación no ha sido lo más rápida posible para llegar a este sector de la población.

**-Por ello, ahora los hospitales de Veracruz se han visto ocupados por este grupo de personas.

**-Pero ahí no termina el problema, ya que además de ser mortal, ellos pueden contagiar a otros familiares y amigos que pudieran tener comprometido su sistema inmune por alguna enfermedad crónica como lo es la diabetes o la hipertensión.

**-La tercera ola de contagios ya se está incrementando, y el panorama no es alentador, ya que son pocos los hospitales donde se llevan a cabo las pruebas para la detención del virus, pero sólo atienden a un número determinado ya que no cuentan con suficientes pruebas, lo que lleva al enfermo a dos cosas: 1. Que la enfermedad avance y después de vuelva mortal y culmine con el fallecimiento del paciente, y 2. Que contagie a las personas a su alrededor o con las que cohabite.

**-De muy buena fuente he conocido el procedimiento que llevan a cabo en las clínicas del IMSS de aquí del puerto.

**-Los derechohabientes que tienen síntomas deben de llegar desde muy temprano al hospital, y después de esperar horas para que les den ficha, estas son tan pocas que queda la más de la mitad de los pacientes sin poder hacerse la prueba, por lo cual tienen que regresar al siguiente día para ver si corren con mejor suerte y puedan tener la certeza de estar o no contagiados, y eso sin pensar en los malestares que están sufriendo, y el riesgo de contagiarse al estar en el mismo espacio con otras personas que posiblemente si estén contagiadas, creando un círculo vicioso con consabidas consecuencias.

**-Pueden pasar días para que puedan hacerse la prueba, quedándoles solo dos cosas por hacer: 1. Esperar a que con suerte les toque algún día hacerse la prueba, mientras a sufrir los síntomas, contagiar a otras personas, y por supuesto, que la enfermedad avance hasta el punto de no tener remedio; 2. Conseguir el dinero para poderse hacer la prueba de manera particular para descartar el contagio o en su defecto, proceder a que lo trate algún médico, porque igualmente están las consultas en estas clínicas: saturadas.

**-Los que no han tenido la necesidad de acudir a alguna de estas clínicas u hospitales desconocen la cruda realidad de lo que se vive al interior: Muchos enfermos, pocos insumos y personal.

**-Debido a todo lo anterior, los contagios están al alza.

**- ¿Quién o quiénes son los responsables?

**-La respuesta resulta sencilla: todos. El gobierno por no destinar un buen presupuesto para abastecer a los hospitales de los insumos necesarios para la detención, manejo y contención de la epidemia, y los ciudadanos al bajar la guardia pensando que, o están jóvenes y no se contagiarán, o que ya están vacunados e igualmente, no se contagiarán.

**-Lo que sí es una realidad es que no hay en los hospitales las pruebas necesarias para atender a la población.

**-Ejemplo claro el que vivió un paciente: toda la semana estuvo acudiendo a la Clínica 61 del IMSS en Veracruz para que le practicaran la prueba, sin embargo, finalmente, el día de hoy viernes, tuvo que acudir a un laboratorio particular a efectuársela, debido a que, aunque los síntomas no eran incapacitantes, los tenía, además del riesgo de contagio si es que no tenía el virus por haber convivido con personas que sí estuvieron contagiadas al estar en la sala de espera.

**-Todo lo anterior, sin contar con la problemática que ello le causó en su trabajo.

**-Este es uno de los tantos panoramas que aún se viven en México, en el caso particular, Veracruz, el cual, aunque el estado esté en semáforo epidemiológico en amarillo, la ciudad y puerto sigue estando en color rojo.

**-Los hospitales se siguen llenando, el personal se sigue contagiando y muriendo, los insumos y medicamentos no llegan o no son suficientes.

**-A cuidarse dentro de lo posible, ya que es también cierto que el país ya no aguanta las repercusiones económicas que ha traído esta pandemia

**-Para reflexionar:

“Nadie sabe lo que tiene, hasta que se lo detectan”.

“Lavarse 40 veces las manos. Eso era limpieza”.

“No hay cosa tan buena como la salud, ni tan mala como el ataúd”.

**-Así las cosas…

**-Recuerden: Yo informo, ustedes valoren…

[email protected]

@Pulsoinformati1

Pulso_informativo_ver_mex

Enlaces de interés