Las elecciones o los Juegos del Hambre

Emilio Cardenas Escobosa

De Interés Público 

Emilio Cárdenas Escobosa

Los comicios municipales de este domingo en Veracruz serán recordados como los más sucios y violentos en mucho tiempo. Levantones a candidatos, agresiones, domicilios y automóviles baleados, supuestas amenazas de bomba y un rosario de irregularidades y maniobras claramente orientados a infundir miedo en el electorado y alejarlo de las urnas. Pues de esa forma se facilita, siempre, que sean el voto duro de los partidos y los votos comprados los que definan los resultados

Si bien es cierto que con los datos con que se cuenta luego del cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares hubo un reparto de poder entre las fuerzas políticas con presencia en Veracruz, donde todos se llevaron algo y aun tres candidatos independientes se alzaron con triunfos en igual número de municipios, el pretendido orgullo por la calidad democrática de los comicios queda en entredicho cuando se observa la guerra sin cuartel que se libró en la mayoría de los municipios para asegurarse a como diera lugar victorias.

Ello sin contar con las denuncias por el hallazgo con bodegas de despensas, la indiscriminada compra de votos y todo el catálogo de irregularidades que contradicen el discurso del respeto a la ley, del fortalecimiento de la democracia, y el dicho de que hubo un clima de tranquilidad absoluta o que fueron históricas y consolidan la democracia en la entidad.

Ante ese panorama queda claro que de poco sirve que existan normas, instituciones, tribunales y todo un complejo entramado legal para dar cauce pacífico y apegado a derecho de la competencia política. Andamiaje jurídico e institucional que cuesta mucho dinero y que costó largos años construirlo para que las elecciones fueran cada vez más confiables, equitativas y transparentes. Que fueran fuente de legitimidad y no de conflicto.

Sin embargo, a la vista del desarrollo de los comicios municipales en nuestro estado y los que se realizaron en otras entidades, destacadamente en el Estado de México, queda de manifiesto la regresión que hemos experimentado en los años recientes en la materia. Hemos pasado del optimismo al desencanto democrático.

Porque una vez concluidas las campañas, donde todos buscan mostrar lo mejor de sí para atraer al electorado, a la hora cero, en el momento de la disputa por los votos, esto es, en los tres días previos a la votación y en la propia jornada electoral, los actores políticos, partidos, candidatos y gobiernos, en su gran mayoría, se trasforman y muestran el cobre.

Queda atrás sin recato ni pudor el discurso del compromiso democrático, de la no intervención en las elecciones, de la legalidad, y se lanzan a una lucha descarnada para ganar al costo que sea. No importa si deban usarse programas sociales, comprar credenciales de elector, amedrentar a ciudadanos y candidatos, usar operativos de reparto de bienes diversos y franca compra de votos.

Todo ellos a la vista de los órganos electorales que son incapaces de frenar esto atrapados en la conveniente reglamentación e hiperregulación existente, donde se acaba turnando todo a la ventanilla de quejas o, en su caso, a las fiscalías y ministerios públicos donde se reciben las denuncias y se investiga con la lentitud debida para que no pase absolutamente nada. Así sucede y abundan las pruebas que acreditan lo anterior.

En consecuencia, gana el que mueve más dinero para comprar voluntades

Ah, pero que tal, una vez pasadas las votaciones y luego de conteos rápidos o programas de resultados preliminares o aun de los cómputos oficiales, todos regresan al papel de celosos demócratas. ¡Ay de aquel que ose cuestionar todo este entramado!

Por ello, quien se aparte del guion oficial será calificado de mal perdedor y de renegar de los ritos democráticos. Será juzgado y condenado severamente por voceros partidistas o gubernamentales, opinadores, intelectuales orgánicos, medios al servicio del poder y sus locutores estrella.

Quien disiente de esos “arreglos” democráticos es disfuncional y merece el rechazo social, pues no tiene cabida en la competencia democrática a la mexicana.

Ese es, sin más, el juego electoral en tiempos de la restauración del PRI en el gobierno federal o del gobierno del cambio en su versión local.

Un juego en el que todos ganan, sin duda, y que funda su éxito en la desinformación, la apatía de la mayoría de la gente que prefiere no salir a votar, en el conformismo o en el embrutecimiento que causa la pobreza en las grandes masas que prefieren vender su voto o canjearlo por una tarjeta o una despensa.

Todo, claro, con sus honrosas excepciones, cuando el hartazgo o la conciencia llegan a ser más fuertes que esos arreglos o esas inercias.

Pero la regla general es clara: las elecciones las han convertido en nuestros juegos del hambre.

[email protected] www.deinterespublico.com

Enlaces de interés